Factoring

El factoring (factoraje) es una opción de financiación, dirigida a pequeñas y medianas empresas, que convierte las ventas a corto plazo en operaciones próximas al contado.
Se gestiona mediante un contrato por el cual la empresa traslada el cobro de los créditos que tenga con sus clientes a una empresa especializada, denominada usualmente: “compañía o sociedad de factoring”. Esta asume la gestión y contabilización de los cobros, se encarga de estudiar a los clientes y reclamar a deudores morosos, como así también, de asumir el riesgo de deudas fallidas e incluso hasta anticipar el importe de los créditos a la empresa. Por este servicio, la compañía de factoring cobrará al contratante una tasa de interés en ocasiones un tanto elevada.

¿Cómo saber si su empresa necesita del factoring?

El factoring es contratado por empresas, pequeñas, medianas y grandes, que reúnen algunas de las siguientes características:

• Realizan ventas a plazos de entre 30 y 270 días y se encuentran con problemas de liquidez.
• Utilizan transferencias, cheque o pagaré cómo forma de cobro
• Tienen necesidad de financiar sus ventas y protegerse por la potencial insolvencia de sus clientes.
• Poseen un número limitado de compradores.

La flexibilidad del factoring

El factoring admite diversas modalidades, el cliente puede acordar con la compañía, según las necesidades que tenga para su empresa.

El factoring será nacional o de exportación dependiendo si la empresa contratante y sus clientes residen en un mismo país o en distintos,
Otro punto a tener en cuenta a la hora de contratar el factoring es el del riesgo de insolvencia. Cuando este riesgo es asumido por la empresa se trata de factoring con recurso, cuando el riesgo es adoptado por la compañía de factoring nos encontramos ante factoring sin recurso.

Es importante que la empresa y la sociedad de factoring acuerden previamente el tiempo en que se realizarán los pagos de los cobros efectuados, esto se define siguiendo los siguientes modelos:

• Factoring con pago al cobro, se realiza cuando la compañía de factoring efectúa el pago a la empresa una vez que ha cobrado de los deudores.

• Factoring con pago al cobro con fecha límite, el pago a la empresa se realiza en la fecha límite establecida, o en la fecha que se produjo el cobro si es anterior a la fijada.

• Factoring con pago al vencimiento, la sociedad de factoring realiza el pago en la fecha acordada, independientemente de haber realizado el cobro o no.

El factoring brinda a la empresa ahorro de tiempo, de gastos y simplifica su contabilidad al obtener informes precisos. El empresario ahorra tiempo empleado en supervisión y organización de una contabilidad de ventas y hasta la posible eliminación del departamento de cobros de la empresa, pero lo más importante: se asegura el flujo de caja continuo.

Puntaje: