Hugo Chávez
Hugo Chávez

Hugo Chávez volvió a causar conmoción con sus dictámenes, esta vez llegó a censurar directamente a medios impresos tras la publicación de una fotografía de cadáveres realizada en la morgue de Caracas por el conocido diario La Nación, quien por cierto es siempre muy crítico con el Gobierno de Chávez.

La censura prohíbe la publicación de imágenes de violencia por un mes, y se especificó que se entiende por violencia a fotos sangrientas o grotescas, que de alguna manera sean capaces de vulnerar la sensibilidad de los niños en Venezuela. La acción fue realizada por el tribunal número 12 de Caracas y comenzará a contar de la fecha de la sentencia.

Aunque parezca muy extraño lo que ocurre en Venezuela, no es la primera vez que un tribunal de justicia emprende una acción como ésta contra el mismo medio de información escrito, ya que anteriormente también fue censurado por publicar imágenes con contenido que entregaba un supuesto mensajes de terror, guerra, muerte o deceso de personas, pero ¿Si no se muestra la verdad, preferimos tapamos los ojos ante la realidad del mundo?

El viernes 13 de Agosto, el periódico La Nación publicó fotografías de 12 cadáveres de hombres que estaban en la morgue en Caracas, cuestión que significó la apertura de un proceso a petición de dos fiscales (medida de Chávez), para que se prohibiera la exhibición de este tipo de material. Aunque la imagen que se utilizó no es actual, sino de Diciembre del 2009, el diario lo hizo con la intención de reafirmar la violencia que se vive en Venezuela en los tiempos que corren.

Mediante una notificación Miguel Henrique Otero, director del diario afectado, se enteró de una multa que afectaría al 2% de los ingresos brutos del medio informativo, por lo que argumentó de inmediato que “no hay vuelta atrás, la obligación de los medios es informar, por lo que sería un absurdo ceder ante una petición que limite la libertad de información a la que tienen derecho todas las personas en este país”. No contento con lo afirmado, continuó diciendo que “El Nacional seguirá funcionando de la misma forma en que lo ha hecho siempre, y no se amedrentará por una decisión como ésta”.

Muchas personas coinciden en que no hay una violación de la integridad moral de los menores de edad (niños por sobretodo), sino que se esconde una acción política contra el medio informativo por querer discutir con la ciudadanía el peligro que viven las personas en Venezuela en la actualidad.

La Fiscalía aseveró que los denunciantes, un grupo estudiantil cercano al Gobierno de Chávez, afirmó que las imágenes lo que hacen es causar impacto en los niños y adolescentes, transgrediendo así el derecho de éstos a una formación adecuada e integral. Aunque el punto original es cierto, una fotografía de este tipo causa impacto y podría perturbar la tranquilidad e inocencia de un niño, también se debe considerar que los pequeños ven contenido violento bajo el formato de caricaturas, álbumes, comics y en general mediante diferentes fuentes por puro gusto y a vista y paciencia de sus padres… y eso no sólo en Venezuela, sino que en todo el mundo.

Una imagen de cadáveres puede ser fuerte para un pequeño, pero ¿Acaso no lo es también observar películas de acción o juegos de video al estilo de en que hoy se hace? Lamentablemente el tribunal falló a favor y el derecho nuevamente se presto para el pernicioso juego de la manipulación, y lo que es peor es que seguirá sucediendo hasta que se atrevan a levantar la voz por la libertad de expresión e información.