Urna Biométrica Brasil 2010
Urna Biométrica Brasil 2010

Se había adelantado que las elecciones presidenciales de Brasil 2010 iban a ser reñidas, y así también se reflejó en el resultado entregado al final del día de votación (3 de Octubre 2010), cuando el 95,01% de las votaciones (129.024.585 votos) estaban a disposición del Tribunal Superior Electoral de Brasil (TSE).

De acuerdo a lo publicado por el TSE, habrá segunda vuelta en Brasil el 31 de Octubre entre Dilma Rousseff y José Serra, quienes obtuvieron un 46,28% y un 32,88% de las preferencias respectivamente. Aunque la superioridad de Dilma es evidente contra su más cercano opositor, no fue suficiente como para evitar un balotaje pues no obtuvo el 50% más uno de las votaciones (exigido para ser presidente en primera vuelta).

El resultado parcial de las votaciones en Brasil otorgó un 20% de las preferencias a Marina Silva (Partido Verde), mientras que el resto de candidatos (excepto Rousseff y Serra), no consiguieron ni siquiera el 1%. El 17,98% de los votos de un universo votante de 135.8 millones de personas fue abstención. Los votos en blanco representaron el 3,16% del total de los sufragios, mientras que los nulos alcanzaron el 5,43%.

Ambos candidatos al realizar sus respectivos votos emitieron comentarios a sus electores, de esta forma Serra afirmó a eso de las 13:00 horas que “Si Dios quiere vamos para el balotaje para el bien de Brasil”. Dilma por su parte estaba confiada en que ganaría, ya fuese en primera o segunda vuelta, y aprovecho la ocasión para decir a la prensa “Espero el resultado con tranquilidad… Creo que batallamos por una buena causa y cuando uno lucha sólo espera salir mejor de lo que entró”.

Brasil mostró al mundo la eficiencia de su sistema electoral digital

Desde el año 2001 Brasil posee un sistema de urna electrónica, pero hoy además mostró al mundo la eficacia del sistema de reconocimiento del votante a través de la huella dactilar (urna biométrica). Ricardo Lewandowski, presidente del TSE, afirmó que la tecnología de “urna biométrica” obtuvo resultados exitosos para el 93,5% de los casos en que fue utilizada. Del total de 6,5% de casos en que hubo problemas en el reconocimiento dactilar del votante, la gran mayoría se debió a un problema en la falta de entrenamiento del operario y no por la máquina.

Los resultados de este nuevo sistema son espectaculares, ya que si un votante comúnmente tarda entre 60 y 90 segundos en emitir un voto válidamente, esta tecnología debiera disminuir ese tiempo sensiblemente, aún cuando en esta oportunidad no fue así y demoro las votaciones en Rio de Janeiro en más del doble por un problema en los operarios.

Lula da Silva deja de ser presidente de Brasil, pero los desafíos siguen intactos

El carismático presidente de Brasil Lula da Silva dejará su puesto para cederlo a uno de los dos candidatos que se enfrentaran en segunda vuelta el 31 de Octubre, sin embargo, los desafíos están intactos y una de las misiones para Rousseff o Serra será mantener el ascenso internacional que Brasil ha experimentado desde el 2003. El gigante sudamericano es visto por los expertos como una verdadera potencia por la envergadura de su economía y la potencia de su mercado. Desde el punto de vista del PIB (Producto Interno Bruto), Brasil es la séptima potencia económica en el mundo pudiendo superar a Italia (2020), Alemania (2029) y Japón (2034).

Mantener la economía de Brasil no es sencillo, actualmente son los más grandes productores de azúcar, café, naranjas y hierro, aunque también se destacan por poseer un nivel tecnológico importante en el sector aeronáutico, productos cosméticos, entre otros. Bajo una mirada estrictamente económica, Brasil es tan grande que sólo en el 2009 el Banco de Desarrollo brasileño facilitó a compañías nacionales 76 mil millones de dólares en préstamos, mientras que el Banco Mundial sólo entregó 59 mil millones de dólares en crédito en todo el planeta.

Así como el gran Brasil se muestra todo un gigante en exportación, sufre de ciertos males propios de las economías sudamericanas, por esta razón enfrenta la tasa de interés más alta de América Latina gracias a la carga fiscal que llega a representar el 36% de su Producto Interno Bruto.

Cualquiera de los dos candidatos que llegue a ser presidente de Brasil en Octubre, deberá tomar las riendas con firmeza y saber lo que está haciendo para evitar una caída súbita del excelente comportamiento que ha tenido hasta el momento con la gobernación de Lula.