Por qué invertir en anualidades
Por qué invertir en anualidades

Las anualidades son una opción de inversión inteligente, que sirve para distintas etapas de la vida, sin embargo, una de las más importantes es la planificación de la jubilación.

La idea de invertir en anualidades surge por la necesidad de querer complementar los recursos de los que ya se disponen y hacer crecer el patrimonio que se posee, no obstante lo anterior, una de las estrategias más utilizadas al incursionar en este tipo de inversiones es la de plantearse una jubilación, es decir, la obtención de resultados al largo plazo.

Quizás la comparación más interesante sea con un seguro de vida, el cual se contrata ante cualquier acontecimiento que interrumpa la vida del beneficiario y asegure a los familiares en su ausencia, ya que las anualidades hacen algo similar con el contratante del mismo, entregándole recursos por todos los años que viva o un plazo fijo establecido, inclusive pudiendo ser hasta heredable el beneficio.

Anualidades para todos

Si se trata de una persona joven, que está en plena etapa productiva de su vida, la idea de invertir en anualidades surge por el querer complementar los planes de jubilación y ahorro que ya construye. Es normal ver jóvenes que utilizan anualidades fijas para estabilizar inversiones volátiles, como lo son las de tipo bursátil, de modo que se obtengan mejores resultados que con los planes 401k e IRA. Aunque es una variante interesante, no todos se atreven a investigar respecto de las anualidades variables, pues trabajan en el mercado bursátil y por ello tienen un mayor riesgo.

Uno de los muchos beneficios que presenta la inversión en anualidades, es la posibilidad de diferir el pago de contribuciones, pues éstas recién tendrán que ser pagadas cuando se hagan efectivas las ganancias para el beneficiario, pudiendo acumular riquezas y evitando el pago de impuestos hasta que los dineros se retiren.

Como el plan de retiro 401k tiene un límite, usted perfectamente puede entregar el excedente a su anualidad, con lo que ahorrará impuestos, no perderá dinero que puede ahorrar y obtendrá ganancias del mismo. Otro punto interesante es la protección de la inversión, ya que al pasar a manos de la aseguradora, los acreedores en caso de problemas por incumplimiento comercial, no pueden extender sus deudas en estos fondos, pues en estricto rigor pertenecen a la aseguradora y le contrato que le compromete con ellos como titular los vuelve exentos de embargo.

En el caso de personas que ya no son tan jóvenes, y no posean plan de retiro o un aporte suficiente al programa de retiro social, y por tanto no puedan optar por una jubilación que le permita vivir tranquilo, invertir en una anualidad es lo más cercano a un plan de jubilación privado, no dependiendo de un empleador o programa de Gobierno. Cuando obtenga el dinero acumulado por si jubilación, lo que debe hacer es invertirlo en una anualidad y convenir el pago mensual de éste o del modo que le acomode, por 10, 20, 30 años o para toda la vida.

Recuerde que optar por el pago de por vida, le beneficia en el sentido que aún cuando se acaben sus fondos, se le seguirá entregando la misma cantidad de dinero, pero perderá la posibilidad de hacerlo heredable y bajará el monto que le entregarán respecto de lo que debería haber recibido. Si fallece antes de terminar con sus fondos, éstos quedan para la aseguradora.

Otra de las ventajas de la anualidad, es que el aporte es ilimitado, es decir, si posee una cantidad interesante ($50,000) puede invertirla parcial o totalmente, no así un fondo de retiro en cuenta individual IRA, donde una persona de 50 años de edad se le permite un aporte de hasta $4,000 por año. Siguiendo el ejemplo anterior, sus $50,000 en 20 años, sin pago de impuestos y a un interés del 6%, le significan $160,000 ¿Le interesa?

Puntaje: