Barack Obama
Barack Obama

Mientras se llevaba a cabo un evento de recaudación junto con estrellas de la NBA en Miami, el presidente Obama pidió a los demócratas donantes que hablaran con el electorado para recordarles que el sueño comenzó en el 2008, pero que aún quedan cosas por hacer.

Barack Obama dijo a los donantes demócratas reunidos en Coral Gables, Miami, que aunque la economía se recupera de forma constante, los costos para el legislativo han sido altos y se han debido tomar decisiones difíciles, donde siempre los republicanos han actuado negativamente y bajo la premisa de la negación a cualquier oportunidad que no sea la que ellos contemplan. Así el presidente de Estados Unidos sentenció: “… los Republicanos dijeron que no una y todas las veces… no tienen ideas nuevas”.

Las declaraciones de Obama no fueron menores, al punto de que llegó a mencionar respecto del partido opositor que simplemente “estaban ensimismados en conducir a la economía a una zanja, para luego simplemente lamentarse y ver cómo los Demócratas tratan de sacar a un país adelante”. El evento que se llevó a cabo en Miami fue propicio para este tipo de declaraciones pues intentaba reunir fondos para los candidatos demócratas al Congreso. Antes de dejar Washington, Obama se preocupó de apoyar al candidato Kendrick Meek por medio de un aviso radial señalando: “Si trabajamos unidos, ganará”.

La carrera por ganar las elecciones, obteniendo una mayor representación en noviembre con el voto de los estadounidenses, ha llevado a Obama a participar de tres eventos para la recaudación de fondos y realizar varias campañas de defensa a favor de Senadores y Representantes Demócratas.

De forma paradójica, los demócratas creen realmente que pueden obtener los 39 escaños que les hacen falta para tomar control de la Cámara de Representantes, para ello han recurrido al puesto de Ron Klein – jefe personal del vicepresidente Joe Biden – quien derrotó en el 2006 al republicano Clay Shaw haciendo uso del descontento popular contra Bush por la participación en la Guerra de Irak. Hoy la situación es absolutamente contraria, pues Allen West, republicano negro ha conseguido un respaldo económico de cuatro millones de dólares y usa a su favor el descontento popular por la crisis económica y una baja en el apoyo al presidente.

Contrariedades para Obama y los Demócratas, las cosas no mejoran

El mismo día lunes en que se desarrolló el acto de recaudación de fondos, West criticó a Klein a través de la comparación de una entrada de $17,600 por pareja en el evento y el desayuno que compartió con John Boehnder, líder de la minoría del Partido Republicano por $5.

No sólo se tuvo que hacer cargo del problema que representa Allen West, sino también a la presión de los activistas que están en contra de la política “Don´t Ask, Don´t Tell”, por lo que se mantuvieron a pie firme en las cercanías del evento desarrollado el lunes con la intención de frustrar la reunión, pero nada ocurrió. Esta no es la primera vez que ocurre un hecho así en las cercanías de un evento de recaudación, pues en septiembre también se vivió un episodio similar en la ciudad de Nueva York, donde Obama tuvo que referirse a las reclamaciones y dejar el discurso de lado en diversas ocasiones.

El único momento distendido fue la visita a la cafetería “El Mago De Las Fritas” de la calle ocho que cautiva a los comensales con su platillo “frita cubana con chorizo y papas fritas”. Obama en son de broma señaló: “Michelle, la primera dama, no podría enterarse de esta visita”, ya que ella es una de las principales impulsoras en Estados Unidos de la comida saludable.

Puntaje: