La gran compañía American Airlines se declaró en quiebra este martes, aunque aseguró que sólo lo hacía para re-organizarse.

American Airlines
American Airlines

American Airlines, la tercera aerolínea más grande de Estados Unidos solicitó a los tribunales en dicho país acogerse a la ley de quiebras para proteger el interés de los inversores y miembros de la compañía, aunque aseguró que seguirá realizando vuelos como de costumbre. Este martes American Airlines y la subsidiaria American Eagle solicitaron ampararse bajo la ley de bancarrota que rige en Estados Unidos.

La idea no es anunciar la caída de la empresa ni el fin de una gran compañía, sino más bien conseguir reorganizarse con esta medida y cautelar los intereses de todos los que participan de sus actividades e invierten en ella, aseguraron los portavoces de la susodicha. Otro de los anuncios que se hizo es que el director general – Gerard Arpey – dejará su cargo a favor de Thomas Horton, quien actualmente es el presidente de “AA”.

Si la compañía sigue ¿Para qué solicitar la bancarrota? El amparo legal al que han querido acogerse le permite a American Airlines protegerse de los acreedores que comenzarán a cobrarles todo, reducirá los gastos a los que tienen que hacer frente y les permitirá seguir en competencia con otras marcas del rubro que no enfrentan los mismos problemas.

Argumentos para declarar la quiebra

Muchas son las razones que motivan a American Airlines a solicitar el amparo legal de la ley de quiebras, pero sin duda uno de los más importantes es el tener que hacer frente a $600 millones sólo en costos laborales por sobre lo que gasta su competencia. Junto con lo anterior, American Airlines se ha visto agobiada por el alza del combustible de los últimos meses, el que cuesta cerca de $3 por galón (por el tipo de octanaje que utiliza) producto de las alzas indiscriminadas que ya suman un 56.4% por sobre lo visto en el 2006.

Por otra parte, AA ha visto empobrecidas sus arcas tras perder $162 millones en el último trimestre, lo que incrementa sus pérdidas en los últimos 16 trimestres.

Con tantos problemas son muchos los que piensan no se podrá seguir adelante por mucho tiempo, sin embargo, los encargados de la compañía y sectores especializados han aclarado que nada podría estar más lejos de la realidad, pues la compañía goza de 4.100 millones de dólares en efectivo para operar.

Amparándose en el “Capítulo 11” de la Ley de Quiebras en Estados Unidos, American Airlines piensa puede obtener un descuento importante en el salario que paga a sus empleados, lo cual le permitiría reprogramar varias cosas.

Agregar comentario