Julian Assange, el polémico personaje del año 2010, fundador de WikiLeaks y acusado de la publicación de miles de cables diplómaticos de la Embajada de Estados Unidos, brindó diversas entrevistas a lo largo de los últimos días.

Respecto de las dos mujeres suecas que acusaron a Assange de abuso sexual, él dijo que fueron motivadas probablemente por un deseo de venganza o necesidad de dinero.

Acerca de su extradición a España declaró que se mantenía firme luchando contra esto dado que en España "no hay justicia natural".

También apuntó contra algunos de sus colaboradores, aunque éstos no se quedaron atrás. Tal fue el caso de Daniel Domscheit-Berg, quien se fue de WikiLeaks a principios de este año y describió a Assange como un dictador.

Por su parte, Assange se mostró molesto con el periódico The Guardian y adujo que las acusaciones de violación y abuso sexual se filtraron por dicho medio con la intención de convencer al juez británido de que no le concediera la libertad bajo fianza. Estas fueron sus palabras: "La filtración del informe policial de The Guardian fue claramente diseñada para socavar mi solicitud de libertad bajo fianza".

La respuesta al fundador de WikiLeaks no tardó en llegar, así fue que el periodista David Leigh, de The Guardian, declaró por medio de Twitter y con una buena carga de ironía: "Al parecer, The Guardian publicó demasiada información para el gusto de Assange".

Finalmente, en una entrevista Assange habló acerca de un gran banco, dejando entrever que su tarea en WikiLeaks podría estar relacionada a otras causas o negocios.

Agregar comentario