Primer día de trabajo

Todos tarde o temprano tendremos un “primer día” en el trabajo, siempre seremos el “nuevo” al menos por una vez, en ese día usualmente queremos causar una buena impresión y como se sabe la “primera impresión” es muy importante. A continuación 5 pequeños pero muy útiles consejos para tener un buen primer día de trabajo.

1

Llegar temprano

La puntualidad es importante en cualquier día de trabajo, pero más el primer día, además de causar una buena impresión llegando temprano, te dará tiempo conocer tu centro de labores, a tu compañeros y jefes, ponerte al tanto de tu puesto y de tus labores y responsabilidades.

2

Preséntate e introdúcete

Recuerda que eres nuevo y probablemente nadie te conozca, quizás tus jefes no tengan tiempo de presentarte con todos tus compañeros. Ser amigable y amable puede convertirse en una llave para entrar con pie derecho en tu trabajo, además de darte a conocer y dar una buena impresión.

3

Investiga y prepárate

Ser nuevo no significa que no sepas nada de dónde vas a trabajar. Investiga sobre la empresa y todos los detalles que la envuelven; además de prepararse sobre tu puesto de trabajo y todas las responsabilidades que vas a tener. Esta preparación te dará un “piso” al momento de ingresar a tu trabajo, así estarás al tanto de la empresa como de tu trabajo.

4

Buena actitud

Ser proactivo y tener una buena actitud desde el primer día de trabajo es muy importantes, además de causar una buena impresión, demostrarás que no se equivocaron elegirte y que pueden contar contigo. Es importante también mantener esta buena actitud siempre, no sólo el primer día de trabajo.

5

Preguntar sin miedo

Es obvio que por ser nuevo desconozcas muchas cosas del trabajo, tus jefes y compañeros no esperan que sepas todo y seguramente están dispuestos a echarte una mano y disipar tus dudas. No tengas miedo al preguntar, así irás conociendo todo desde el primer día de trabajo.

Puntaje: