Nuevo en el trabajo

Quizá la etapa más importante de un empleo es incio del mismo. Es por eso que hemos recopilado algunos consejos para iniciar con buen pie nuestra vida laboral y tener bien claros nuestros objetivos a corto plazo y sobre todo a futuro.

Empezar por el curriculum - El curriculum es la primera imagen que damos, es por eso que debemos reflejar nuestra esencia en él; además de poner los datos técnicos que se deben poner y siempre son importantes en un curriculum.

Estar conciente de nuestras fortalezas y limitaciones - La vehemencia es uno de los errores más comunes que se cometen en nuestro primer empleo. Tener claro nuestras propias limitaciones y saber en qué puntos destacamos más es muy importante. Tratar de desenvolverse con confianza, seguridad y con mucho juicio, pueden hacer de nuestros primeros días de trabajo lleguen a ser muy llevaderos.

Estar actualizados - Uno de los puntos más importantes en un trabajo es estar al día con los temas tecnológicos que competen a la empresa en donde laboramos. Hoy en día las compañías no sólo buscan un profesional especializado, también buscan una trabajador que esté al día en temas tecnológicos, que manejen los softwares más importantes al revés y derecho, y sobre todo que sean creativos en temas de tecnología.

Una buena impresión - Cuando somos “nuevos” en una empresa o compañía, lo más seguro es que todos los ojos estén sobre nosotros, y si es nuestro primer empleo seguramente la atención se multiplicará. Desenvolverse de la manera adecuada es fundamental, demostrar que nos gusta nuestro trabajo, que sabemos muy bien lo que hacemos y que realmente somos útiles; son algunos puntos que debemos reflejar con nuestro comportamiento laboral, y sobre todo con nuestra actitud. “Ojo” de caer en exageraciones que fácilmente pueden ser malinterpretadas. Recuerde que la primera impresión sólo sucede una vez, trata de que sea positiva.

Mantener la calma - Es natural y hasta obvio que en nuestro primer trabajo no sepamos algunas cosas del trabajo, de la compañía, del puesto o de la sistemática de nuestro centro de labores. Trate de mantener la calma en todo momento , buscar aliados que le “echen una mano” en la instrucción de su nuevo centro de labores, sus costumbres y reglas. Nunca desespere, la desesperación da una mal imagen de usted, recuerde que es el “nuevo”.

Puntaje: