Barack Obama propuso un congelamiento salarial de dos años para todos los trabajadores civiles del gobierno federal. Aún falta que la medida sea aprobada por el Congreso, pero es posible sospechar que generará polémica, comentarios de diversos sectores y enfrentamientos.

El presidente norteamericano dijo que el país está atravesando momentos en que "todos deben realizar algunos sacrificios".

Este congelamiento salarial permitiría al gobierno norteamericano ahorrar cerca de 2 billones de dólares este año, 28 billones en cinco años y más de 60 billones durante los próximos diez años.

Según escribió Jack Lew, Director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, en la página oficial del gobierno estadounidense, Obama planea congelar los sueldos de altos funcionarios de la Casa Blanca, a fin de reducir los gastos indebidos para el año 2012.

Resta conocer la opinión de los republicanos al respecto, luego de la reunión de mañana donde también se discutirá acerca de la extensión de los recortes de impuestos para los cuidadanos de clase media y alta de Estados Unidos.

Mañana martes será un día de sucesos para el país, debido a que aquellos que están cobrando sus beneficios de desempleo dejarán de hacerlo, por vencimiento del período establecido, el cual no tuvo otra extensión.

Respecto de los asuntos a tratar en el Congreso, Obama declaró que a partir de hoy "habrá un nuevo debate bipartidista sobre el futuro de Estados Unidos y todo el mundo deberá cooperar".

Los cuidadanos estarán a la espera de un probable acuerdo entre republicanos y demócratas respecto de la extensión de los recortes de impuestos, el congelamiento salarial del sector público y la posible extensión de los beneficios a desempleados.

Puntaje: