Barack Obama
Barack Obama

En la Casa Blanca se están viviendo momentos difíciles, y es que la oposición con la que se ha encontrado el presidente Barack Obama ha sido tan férrea que tuvo que emitir una declaración donde emplazaba a los republicanos a “detener el circo político” que se viene dando y que se apruebe en el Congreso sin más trámite una nueva ley que crea nuevos puestos de empleo.

Obama, como ya es costumbre, intentó cuestionar los modos con que la oposición hace valer su legítimo derecho a “cuestionar” las proposiciones del presidente y su partido señalando que en estos momentos Estados Unidos lucha contra sí mismo para evitar caer en un grave problema, por lo que la pregunta que a todos los estadounidenses se les debería pasar por la mente es “¿Están dispuestos los funcionarios electos a asumir responsabilidades importantes?”.

El presidente de Estados Unidos quiere se apruebe una nueva ley que tiene un costo de 447 mil millones de dólares con los cuales se recortarán los impuestos a la renta de varios trabajadores y más tarde, los impuestos de nóminas salariales. Otra de las innovaciones hechas es el disminuir el impuesto de seguridad social para empleadores y empleados sobre los ingresos.

Un ejemplo claro de cómo han funcionado las cosas es el que para los empleados el impuesto pasó de un 6.2% a un 4.2%, pero volvería a incrementarse si el Congreso no aprueba la ya comentada ley. La ideal del presidente es bajar aún más estos impuestos y dejarlos en un 3.1% en el caso de los empleadores ¿Podrá?

La idea de la ley es bajar el 9.1% de desempleo que hay en Estados Unidos, y aunque el proyecto cuesta mucho dinero ha dicho en innumerables ocasiones que es absolutamente financiable y se comprometió a entregar detalles al respecto en los próximos días. Por su parte, la nueva Ley de Trabajos Estadounidenses dará empleo a obreros de la construcción, maestros veteranos, jóvenes y primeros socorristas, entre otros que siguen buscando y no hayan nada.

Si se llega a aprobar la Ley de Empleo, las familias recibirán un descuento en los impuestos del año entrante cercano a $1,500, mientras que las compañías recibirán un crédito impositivo de $4,000 cuando contraten personal que lleve seis meses buscando dónde trabajar infructuosamente.

Puntaje: