Uruguay no otorga asilo político a Alan García
Tabaré Vázquez - Alana García

Luego de analizar exhaustivamente la información que el país andino enviara hace algunos días al gobierno uruguayo y la que ofreciera la defensa de Alan García, este resolvió no otorgar el asilo político solicitado por el ex presidente. Así lo comunicó en la mañana de este lunes el presidente Tabaré Vázquez y el canciller Rodolfo Nin Novoa, en una conferencia de prensa otorgada en la Torre Ejecutiva.

El mandatario explicó que no se concede el asilo por razones estrictamente jurídicas y legales.

Vázquez dijo al respecto:

No hemos concedido el pedido de asilo [...] porque en Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado, y es precisamente el Poder Judicial el que está llevando a cabo las investigaciones de eventuales delitos económicos. Por estas consideraciones, estrictamente jurídicas y legales, el presidente y el canciller no concedemos el asilo político.

El gobierno uruguayo sostiene que en Perú están dadas las garantías para que el ex mandatario, líder del conservador Partido Aprista, sea juzgado y por ello, comunicó al embajador le solicite abandonar la embajada de Uruguay en ese país de inmediato y por sus propios medios.

Al respecto el canciller señaló:

El gobierno de Uruguay ha considerado que las investigaciones judiciales contra el expresidente Alan García no constituyen persecución política, tratándose de imputaciones vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones como presidente constitucional de la República del Perú. En consecuencia se ha instruido al embajador de Uruguay, hemos hablado con el canciller del Perú para que invite al señor Alan García a retirarse de nuestra representación diplomática.

Alan García se encontraba refugiado en la embajada uruguaya en Perú desde el pasado 17 de noviembre, cuando alegando persecución política solicito asilo. La razón fue que la justicia peruana le había prohibido abandonar el país por 18 meses para asegurarse su comparecencia en el proceso judicial por casos de delitos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos mandatos como presidente.

Finalmente, aproximadamente, a las 8 de la mañana de hoy hora peruana, García abandonó la residencia del embajador de Uruguay en Lima y así lo aseguró el embajador uruguayo Carlos Barros.

Repercusiones de la negación de Uruguay al asilo político a Alan García

Conceder el asilo político a García hubiera significado para Uruguay avalar las teorías de persecución política de Alan García y poner en duda la democracia peruana. Y con ello meterse en problemas de corte diplomático internacional que no le convienen al país.

El expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti, señaló que Uruguay fue prudente, se tomó su tiempo para evaluar, sin dejarse presionar y tomó una decisión acertada. Según él, primó lo jurídico por sobre lo político:

El Uruguay siempre considera el punto de vista jurídico, el tema no es si Alan García es bueno o malo, el tema es que sí hay garantías suficientes para él o no, en el tema judicial.

Puntaje: