Libre de deudas

Las deudas se han convertido en los temas recurrentes entre las economías en crisis. Una situación asumida en los años de la “Belle Epoque” económica en la que el acceso al crédito y la financiación se transformó en accesible de forma fácil y sin grandes requisitos previos y que hoy, dos años y medio después del estallido de la burbuja inmobiliaria, ha puesto en una compleja situación en términos de liquidez a todas las sociedades.

La aprobación de la nueva Ley Card que entrará en vigor el próximo 22 de febrero se perfiló como un asunto federal ante el riesgo creciente que vivió durante el mes de marzo de 2009 su punto álgido de riesgo, donde la sociedad estadounidense se enfrentada a un riesgo inminente de vivir una nueva crisis del crédito, esta vez de la mano del sobre endeudamiento asumido con las tarjetas de crédito.

El endeudamiento es, por lo tanto, uno de los hándicap más fuertes y de difícil solución, a los que se enfrenta el proceso de recuperación económica y por lo tanto, las familias y empresas en Estados Unidos.

1. Consolidación de deudas, préstamos con garantías e impagos

Evidentemente, la recomendación que se establece como premisa básica frente a esta problemática que, según los analistas, expertos y organismos centrales supervisores, tardará un período entre 5 y 7 años en volver a la normalidad, es la no asunción de deudas que no resulten absolutamente imprescindibles.

El objetivo principal, por lo tanto, debe radicar en la reducción paulatina de las deudas asumidas y el establecimiento de un modo de vida que encaje dentro de su situación económica.

Liberarse de las deudas, es por lo tanto, el principal objetivo con el que debe manejar su economía doméstica y sus ingresos mensuales.

2. Préstamos al consumo, hipotecas y tarjetas de crédito

Existen grandes diferencias en las consecuencias del impago de una deuda asumida en función del tipo de financiación que tenga vigente. Mientras las hipotecas y los préstamos concedidos por empresas automotrices para la compra de vehículos, son fuentes de financiación con garantía prendaria, esto es; que en caso de impago la devolución del bien adquirido elimina la deuda pendiente, las deudas asumidas con tarjetas de credito son complejas de eliminar, y en todos los casos, el impago supone un efecto nefasto y devastador sobre su historial de crédito, eje fundamental de la inclusión en el sistema en Estados Unidos.

3. Ingresos y gastos

Parece una obviedad pero no lo es. La clave para lograr una reducción paulatina de sus deudas y sanear su economía se concentra en una fórmula cuya sencillez es -especialmente en ciclos económicos inestables- inversamente proporcional a la facilidad de aplicación; los ingresos deben ser superiores siempre a los gastos.

El establecimiento de un presupuesto mensual y el control diario de sus gastos, son las claves para ir saneando su economía y eliminando deudas.

Debe tener muy presente que, el acceso a créditos rápidos y urgentes, firmados en una situación desesperada y con tasas de interés que se acercan al 20% para eliminar otras deudas, no hace sino agravar un problema que tiene su origen en un presupuesto en el que la partida de gastos supera a sus ingresos periódicos.

4. Consolidación de deudas

Para las personas que cuentan con un historial de crédito sano y con elevadas puntuaciones, la consolidación de deudas se convierte en una alternativa muy positiva para lograr incrementar la liquidez inmediata mientras se sanea su economía reduciendo las posibilidades de incurrir en una situación de impago que, adicionalmente, daría al traste con su calificación crediticia.

5. Tasas introductorias

Uno de los beneficios mayores de las tarjetas de crédito son las tasas introductorias a interés cero para la transferencia de saldos. Usted puede aprovechar estas tasas introductorias para reducir sus deudas complementarias y establecer unas cuotas periódicas cuyos intereses son bastante más reducidos que los préstamos y créditos formalizados con los bancos y agencias de crédito.

Recomendaciones finales

Establezca objetivos y metas y luche diariamente por lograrlos, este es un muy buen momento para reducir los saldos pendientes de sus créditos y préstamos y lograr salir del endeudamiento, utilice la reunificación de deudas a través de las tasas introductorias de su tarjeta de crédito.

Como recomendación final, utilice únicamente el saldo disponible y líquido para sus pagos mensuales y, no asuma nuevas deudas sin haber sido capaz de saldar las antiguas.