La crisis en Asia

Contra los pronósticos de, incluso, los más pesimistas, las ventas de viviendas en Norteamérica han descendido un 3,6 por ciento en el pasado mes, lo que ha generado también la consiguiente caída en la demanda de hipotecas. Estos datos protagonizaron un sombrío panorama en las bolsas de Estados Unidos, que descendieron más de un 1 por ciento, arrastrando tras de sí a las bolsas europeas y también a las asiáticas.

Únicamente empresas relacionadas con el sector de telecomunicaciones se salvaron y consiguieron incluso beneficios, lo que ha llevado a algunos expertos a señalar que probablemente los inversores estén destinando su dinero a este tipo de sector ante la incertidumbre del resto.

Muchos expertos economistas asiáticos empiezan a declarar que durante las últimas semanas se ha sembrado demasiado optimismo, de manera que el mercado se está encargando de mostrar a los inversores que todavía es demasiado pronto para la recuperación económica.

Los fondos de cobertura tampoco están siendo muy viables en los últimos meses, lo que está generando que los inversores apuesten por opciones más conservadoras, por miedo a poner sus activos en riesgo, sobre todo en lo relacionado con materias primas.
Las empresas japonesas reaccionaron mal ante la caída repentina en Asia, salvo unas pocas como Japan Airlines, que tiene asegurada ya la reestructuración. Los datos del índice Nikkei mostraron las mayores caídas de las últimas tres semanas.

Los mercados de Corea del Sur y Australia sufrieron aún caídas mayores, rozando incluso los dos puntos y medio al finalizar la jornada.

Los débiles datos de vivienda en los Estados Unidos han disparado las alarmas sobre la demanda de productos básicos sobre todo en Australia, lo que ha generado que los inversores dejen de confiar en numerosas empresas exportadoras.

Los malos datos llegados de Norteamérica terminaron de perjudicar a muchas empresas del gigante asiático chino, llegando algunas como PetroChina a caer un 5 por ciento al finalizar la jornada, debido también a los datos de petróleo y gas, peores de lo esperado.

PetroChina, convertida en la mayor empresa de petróleos del mundo y la segunda más importante en producción de gas detrás de la norteamericana Exxon Mobil, ha anunciado unas caídas de un 23,5 por ciento en el beneficio trimestral.

Sin embargo algunas empresas chinas han seguido creciendo y no se han visto afectadas por el pesimismo y el ambiente gris de los mercados. Es el caso de la automovilística Geely, beneficiada por la confirmación de Ford de que es el principal candidato para adquirir Volvo, llegando a subir un 4,5 por ciento al cierre de la jornada.

Algunos analistas consideran que la tendencia de los mercados seguirá siendo inestable durante los próximos meses, debido a que los inversores se encuentran perdidos y no encuentran razones para arriesgarse, ya no solamente por la crisis económica, sino porque consideran que la época en que los gobiernos apostaban por la liberalización de los mercados y los tipos de interés bajos está tocando a su fin, lo que perjudicará los mercados en los próximos años.

Para otros sin embargo esta etapa es positiva porque se están depurando los mercados a nivel mundial, sin embargo declaran que son necesarias algunas quiebras más de empresas importantes para volver a traer la normalidad y evitar una ralentización mayor del consumo.

Puntaje: