Entrevista Laboral

Todo pasa por el estado mental. En principio, hay que pensar a una entrevista laboral como una conversación con otra persona. Si ponemos a la entrevista en el ámbito del diálogo y la interacción, pues no habrá miedo y podremos demostrar lo que somos y sabemos, sin problemas. Si, en cambio, vamos pensando que es una prueba, todo se tornará más difícil. La idea es encontrar el equilibrio justo: ser natural, pero estar mentalmente preparado, responder de forma estratégica pero sin especular demasiado. Veamos qué hacer y qué no hacer en una entrevista laboral:

Comportamientos adecuados

  • Tener todo preparado desde el día anterior: dejar lista la ropa, algunas copias del currículo, saber donde es la entrevista, cómo ir, cuánto tarda el medio de transporte para llegar al lugar, etc.
  • Llegar siempre temprano: la empresa o entrevistador pueden interpretar como una falta de respeto el hecho de que un postulante llegue tarde. La puntualidad siempre es un buen signo, no importa llegar unos minutos antes
  • Averiguar todo sobre la empresa, chequear su historia, staff y clientes (por medio de Internet), para saber con quién se está tratando
  • Pensar que tipo de preguntas hará el entrevistador y estar preparado para las respuestas. Algunas que nunca fallan son: ¿Por qué desea dejar su puesto de trabajo actual? ¿Cuáles son sus aspiraciones acerca de este nuevo puesto? ¿Cuál es su pretensión salarial?
  • Pensar las propias virtudes y defectos, que es otra pregunta que suele estar presente en toda entrevista. Tener mucho cuidado en cómo se habla acerca de los defectos
  • Preparar también algunas preguntas para realizar al final de la entrevista, dado que eso demuestra una buena actitud e interés
  • Vestir elegante, estar tranquilo y seguro, mirar a los ojos al entrevistador, responder sin apuros y con confianza. Tener en cuenta también la comunicación no verbal propia, es decir, los gestos, miradas, movimientos, postura, etc.
  • Hablar sin pudor acerca de la capacidad personal y virtudes. No es un exceso de vanidad, sino que, a veces, es la única forma de venderse

Comportamientos inadecuados

  • Jamás llegar tarde, es mejor llegar temprano, dado que la tardanza puede ser tomada como una falta al respeto
  • No hablar de forma vulgar ni utilizar palabras de uso popular
  • No fumar
  • No mentir, el entrevistador tiene la condiciones suficientes para detectar mentiras
  • No mostrarse nervioso, tratar siempre de mantener la calma. Incluso se puede acudir a técnicas de respiración, para relajarse y entrar tranquilo al cubículo donde se desarrollará la entrevista
  • No hablar de temas polémicos como política o religión
  • No hablar mal de anteriores jefes o compañeros de trabajo

Estos consejos son aplicables en mayor o menor medida a todo tipo de entrevistas laborales. El secreto radica en aprender a comportarse en las entrevistas, lo cual también lleva su entrenamiento. Hay que pensar muy bien lo que se responde, mostrarse interesado, atento, tranquilo y sobre todo, ser honesto respecto de lo que se puede ofrecer a la compañía. Ir a entrevistas requiere de cierto entrenamiento cual si se tratara de un deporte, sin dudas, y con ayuda del tiempo, el resultado será más fructífero.

Puntaje: