Europa no tendrá doble recesión

La posibilidad de una doble recesión en Europa, al igual que los rumores de hace poco tiempo sobre Estados Unidos, comenzaron a sonar cada vez más fuertes, por ello el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet lo rechazó con determinación, dando un voto de confianza al bloque monetario por aguantar la baja recuperación con que se ha visto a Estados Unidos y Asia.

El problema de Europa es que no se recupera con igualdad a los embates de una crisis que afectó a todos los países de este sector con fuerza. Mientras que el norte de Europa consigue ponerse de pie con relativa facilidad, los países del sur no consiguen hacer lo mismo y eso preocupa bastante.
Todos los programas de crédito que fueron elaborados para la temporada de crisis deben ser reducidos, dicen algunos, pues la actual brecha de recuperación que divide al norte con el sur de Europa podría ser un problema más del que preocuparse en breve.

Para aprobar la posibilidad de otorgar créditos blandos a instituciones bancarias de volumen limitado, se recurrió al consenso, por ese motivo se sabe de antemano no fue una decisión unánime y hubo discusión interna. La idea ahora es reducir la extensión de estos programas que en estricto rigor deberían de durar hasta el 2011.

Según las palabras de Trichet, la doble recesión sería imposible en Europa luego de ver los últimos acontecimientos, por ello aprovechó la reunión anual para dejarlo claro ante la prensa: “No se ha contemplado una doble recesión”.
La tasa de crecimiento de la Eurozona llegó a 3,9% para el segundo trimestre, según la agencia estadística de la Unión Europea, lo que significa una recuperación que mejora lo que ha hecho Estados Unidos. El índice de crecimiento positivo se debió a Alemania, que fue capaz de compensar la baja de España, Grecia y hasta de Portugal.

El crecimiento pronosticado para el 2010 llega a 1,6%, aunque también subirá la inflación
ligeramente, lo que permite mantenerla dentro de los márgenes contemplados por el BCE del 2%. El presidente del BCE reconoció que los pronósticos de crecimiento para el 2010 difícilmente serán equivocados, aunque la inflación tiende igualmente a subir. Para el 2011 el pronóstico es reservado, pero aún así hay quienes se aventuran a presagiar un crecimiento del 1,4%.

Los dolores de cabeza del BCE: España, Grecia y Portugal

Aunque bajo un crecimiento positivo la situación del bloque europeo se ve sólida, la verdad es que Trichet y los encargados de aplicar una nueva política económica tienen un serio problema entre las manos, pues el norte y sur de europa no crecen de la misma manera. ¿Qué hacer?

Alemania ha crecido de forma sostenida y la recuperación ya es un hecho, pero Grecia se
derrumbó a una tasa del 6%, donde España y Portugal con suerte lograron un crecimiento del 1%. Aunque Trichet asevera que esto es una situación absolutamente normal, lo cierto es que la realidad contrasta bastante al ver que el BCE ha tenido que reincorporar los programas de crédito blando para los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre que había abandonado hace ya seis meses.

La tasa de interés a aplicar recibió la aprobación unánime, pero ¿ocurrió lo mismo con la
aplicación del nuevo programa de financiamiento? No, y por ello se aventura Erik Nielsen,
economista de Goldman Sachs, a decir que: “Ahora es cuando aparecen los desacuerdos en Europa”.

Para que quede claro, los bancos de Grecia, Portugal y España dependen de estos créditos, de otra forma la situación sería aún más compleja, sin perjuicio de que estas economías apenas reflejan el 18% del PIB de Europa.

Puntaje: