La Cámara de Comercio Internacional de China dijo el miércoles 17 de noviembre que la investigación llevada a cabo por el gobierno de EE.UU. sobre los subsidios que China provee a sus empresas de energía renovable, carece de fundamento y puede perjudicar la cooperación entre Estados Unidos y China.

Todo se originó cuando el sindicato United Steelworkers (USW) solicitó a la administración de Obama examinar las prácticas de tecnología verde de China, aduciendo que discriminan a las compañías extranjeras y a sus mercancías importadas, y que fueron pensadas exclusivamente para aumentar sus exportaciones.

Estados Unidos respondió a las acusaciones diciendo que investigará el caso, en relación al artículo 301 de la ley comercial de EE.UU.

La Cámara de Comercio Internacional de China , en una carta dirigida a Ron Kirk, Representante Comercial de EE.UU., dijo que Washington no debería ignorar el enorme potencial que ofrece la cooperación de nuevas energías y que tendría que cambiar su postura respecto de una cuestión que puede poner en peligro su relación comercial.

La Cámara agregó en su carta que la investigación que se está llevando adelante carece de fundamentos profundos dado que la mitad de los materiales que utiliza China para fabricar celdas solares provienen de Estados Unidos, así como el 60% de las importaciones de dichas celdas va dirigido a Estados Unidos.

La carta fue enviada a Ron Kirk , el mismo día en que el secretario de Energía de EE.UU, Steven Chu, anunció en Beijing el inicio de un proyecto de $150 millones con China para el desarrollo de nuevas tecnologías energéticas.

La Cámara de Comercio Internacional de China, alegó que "el gobierno de los EE.UU., el Congreso y las asociaciones industriales deben superar los desafíos de una perspectiva global y mejorar la cooperación con otros países, incluida China".

Puntaje: