El presidente Barack Obama indicó en una rueda de prensa en la Casa Blanca con representantes de los medios de comunicación en español, que continuará sus esfuerzos en pos de la promulgación de una reforma integral para los más de 11 millones de indocumentados que viven en los Estados Unidos.

Según lo indicado por el mandatario norteamericano, en la actualidad existe un clima político que hace imposible la promulgación de la reforma migratoria, sin embargo, se comprometió a conversar con activistas y legisladores, así como con miembros del partido republicano, a fin de conocer su posición final sobre la reforma. Dichas acciones se estarían llevando a cabo después de las elecciones cuando se definirá la nueva composición del senado, cámara de representantes y gobernadurías de diversos estados.

Mr. Obama hizo alusión a la existencia de posibles candidatos preocupados de ser el blanco de críticas por parte de los republicanos durante las elecciones del 2 de noviembre, quienes posiblemente reconsideren su posición frente a la reforma migratoria después de los comicios electorales. En tal sentido, indicó que es de suma importancia no anticiparse a pensar que no existirá reforma migratoria.

Por otro lado, el presidente también mencionó que no es alguien que desista de un enfoque integral de reforma migratoria, ya que no es saludable tener personas viviendo en las sombras de la sociedad, en clara referencia a los más de 11 millones de indocumentados que viven actualmente en Estados Unidos.

Al ser consultado sobre el tema de las deportaciones y su capacidad de suspenderlas como gobernante, Mr. Obama enfatizó que su gobierno no puede frenar las deportaciones unilateralmente, sin cambiar la legislación vigente. En todo caso, lo que estaría buscando sería cambiar la legislación sobre dicha materia, requiriendo para ello el apoyo del poder legislativo.

En otra parte de la conferencia de prensa, el presidente Obama también advirtió a los electores latinos que los comicios a llevarse a cabo en dos semanas podrían determinar el destino de la comunidad latina, ya sea dirigido hacia el progreso, o retrocediendo a niveles no deseados, como se experimentó durante los dos últimos años. Estos comentarios fueron realizados en directa alusión a los republicanos, al mencionar que “el otro partido está interesado en revertir todo el progreso”, después de indicar que los cambios implementados durante su gestión han permitido moverse en la dirección correcta, aunque no al nivel deseado.

De acuerdo con lo reportado por el Nuevo Heraldo, los hispanos representaron el 9% de los votantes en el 2008, con cantidades similares durante el 2006 y 2004.

Puntaje: