Spam publicitario de Papa Johns

La popular cadena estadunidense de pizzas Papa John’s enfrenta una demanda colectiva que bordearía los $250 millones entablada por un grupo de consumidores por enviar mensajes de texto ilegales.

Los demandantes indican que el franquiciante de pizza envió un total de 500,000 mensajes no deseados a consumidores a inicios de 2010. Los mensajes de spam incluían ofertas de pizzas, los cuales en algunos casos llegaron hasta 16 envíos, uno después del otro, e incluso se realizaron durante la media noche, según manifestó Donald Heyrich, abogado representante del grupo de consumidores, a CNN Money.

Erin Chutich, uno de los demandantes, indicó en un comunicado que “Luego de hacer una compra en Papa John’s, mi teléfono empezó a sonar con mensajes de texto promocionando especiales de pizza”. “Papa John’s nunca pidió permiso para enviarme mensajes de texto publicitario”, acotó.

Las franquicias de Papa John’s enviaron los mensajes de texto de forma masiva a través de un servicio llamado OnTime4U, empresa también comprendida en el proceso como parte denunciada.

Luego de que se le entablara el primer proceso judicial en abril de 2010, la corporación pizzera informó a sus sucursales y franquiciados que el envío de mensajes no solicitados a teléfonos “es probable que sea ilegal”. Los franquiciados terminaron su relación comercial con el programa de envío de texto de OnTime4U como resultado.

Ley de protección al consumidor

El Acta de Protección al Teléfono del Consumidor (The Telephone Consumer Protection Act - TCPA) de 1991 establece la prohibición a empresas de enviar publicidad por medio de mensajes textuales sin que el consumidor primero haya optado por recibir dicho servicio.

La jefa del departamento de asuntos legales de Papa John’s, Caroline Oyler, manifestó que el programa corporativo de mensajes de texto no es sujeto a la demanda, ya que los textos fueron enviados por “proveedores externos y un número pequeño de franquiciados”.

La demanda colectiva podría establecer la adjudicación de los mayores daños recuperados bajo la TCPA, de acuerdo con lo manifestado por el abogado de los consumidores, Donald Heyrich. Los demandantes estarían solicitando una reparación de $500 por mensaje de texto enviado, pero podrían recibir hasta $1,500 por cada mensaje si el jurado determina que Papa John’s deliberadamente violó la ley.