Los tarjetas de crédito son hoy en día una herramienta común a la hora de realizar transacciones económicas cotidianas, dejando así de ser un lujo de quienes ostentan una situación económica privilegiada.

Los bancos se dieron cuenta que era más efectivo categorizar las tarjetas de credito por segmentos de mercado, en vez de ofrecer mucho poder adquisitivo sólo a algunos, de ahí que las licencias vendidas por las grandes marcas como Visa, Mastercard o American Express a las entidades financieras sea una especie de “franquicia” que se presta a cambio de un porcentaje de las transacciones que con ellas se celebran, pero ¿Existe algún seguro que cubra perjuicios a los seguros?

La tarea investigativa no es menor, sobre todo si consideramos que los bancos ofrecen unos seguros determinados a sus clientes y las aseguradas otros distintos, por ello hay que informarse respecto de aquellos que cubren las propias tarjetas de créditos por transacciones realizadas con ellas, que son diferentes a los obtenidos por aseguradores del banco o externas.

Seguros involucrados en las tarjetas de crédito

La Comisión Nacional para la protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en México, dice que algunos de los seguros involucrados en las transacciones hechas con tarjetas de crédito son los de accidente y enfermedades en viajes, daños, pérdida o demora en el equipaje, robos y daños materiales en autos rentados, entre otros. Sin embargo, para que el seguro pueda operar, es menester de cada usuario el verificar que las los pagos se han realizado con la tarjeta de crédito.

La Asociación de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas, Productos Financieros y de Seguros (Adicae) en España, hace hincapié en el mismo punto anteriormente referido, y es que tras un estudio realizado por ellos, se demuestra que el 90% de los consumidores no conoce qué seguros están involucrados en las compras realizadas con su tarjeta de crédito. El motivo del desconocimiento generalizado de las pólizas que se firman al tener una tarjeta de crédito, nacen a raíz de una política poco transparente de la entidad bancaria que suministra dicha tarjeta, por lo que tocará a los usuarios exigir su derecho a saber.

El problema de los seguros en tarjetas de crédito, comienza con la desinformación y culmina con el perjuicio producido y no subsanado por la entidad aseguradora que debiera de responder, sin embargo lo preocupante es que dichas pólizas firmadas por los usuarios no son gratuitas, sino que muy por el contrario, se financian con los costes de mantención anuales, por lo que debe ser exigido por los clientes.

Una estadística respecto de la cantidad de dinero que pagan los españoles por seguros asociados a sus tarjetas de crédito señala que el valor promedio que entregan a los bancos anualmente asciende a unos 1,379 dólares, sólo en pólizas. Del total de afectados, el 82% no sabe por qué paga esa cantidad anual ni tampoco cuantos son los seguros que ha firmado.

En la práctica, saber qué seguros se tienen contratados y cuál es el rango de cobertura que poseen en las compras que se hagan con las tarjetas de crédito es importantísimo, ya que algunas de las bonificaciones que pueden obtenerse son, por ejemplo:

  • Bonificaciones hasta por 203 dólares por retrasos en el viaje (cuando sea mayor a seis horas)
  • Reembolso de hasta 407 dólares por acontecimientos imprevistos en un viaje, por ejemplo huelgas que impidan tomar un vuelo

Otros seguros involucrados en las tarjetas de crédito

  • Seguro de vida: clásicamente este seguro cubre el salgo que quede sin pagar en la tarjeta de crédito al momento de fallecer el titular, sin embargo también existen otras modalidades que permiten que éste funcione como seguro de protección familiar
  • Seguro por pérdida de equipaje: cubre habitualmente la pérdida total o parcial del equipaje, sin embargo también hace bonificaciones a los usuarios cuando existe demora en la entrega
  • Seguro por robo o extravío: cubre los cargos que se hagan a la cuenta hasta un período de 72 horas antes de la notificación que se realiza al banco
  • Seguro por fraude: clonaciones de tarjetas y otras defraudaciones que puedan realizarse con tarjetas de crédito personales, son cubiertas por esta cláusula
  • Seguro contra accidente en viaje: este seguro es muy necesario, pues cubre la enfermedad repentina que pueda ocurrir en un viaje, pagando gastos de alojamiento, transportación médica, repatriación por fallecimiento y hasta el entierro. Por otra parte se considera extensiva, inclusive, hasta para solventar los gastos médicos del titular, la esposa y los hijos (dependiendo de la edad de éstos)
  • Seguro de compra: entrega la cobertura por la compra de productos que pudieran resultar defectuosos, aunque deberá reclamarse dentro de un plazo y además cubre solamente si se realizó el pago íntegro de la cosa comprada
Puntaje: