Hasta el momento, cerca de 20 personas murieron y más de 100 resultaron heridas luego del ataque suicida de un coche bomba que explotó frente a un complejo de seguridad ubicado en la ciudad de Karachi, Pakistán.

Las autoridades locales declararon que el objetivo del ataque fue el cuartel general de policía, aunque de por sí, se trata de una zona que registra gran movimiento y se encuentra cercana a una sede ministerial, a casas y hoteles de lujo.

En medio del barrio conocido como "zona roja" (llamado así por ser altamente vigilado y seguro), el coche bomba explotó frente al Departamento de Investigación del Delito.
La explosión dejó como resultado un enorme cráter de 40 metros de ancho y 4 metros de profundidad que derribó el edificio atacado e incluso provocó zonas de derrumbe en edificios cercanos.

Un transeúnte declaró su experiencia: "Oí disparos, me acerqué hasta el sitio y había heridos gritando, algunas mujeres y niños gritaban".

Por su parte, la policía local declaró que los atacantes primero abrieron fuego y luego impactaron el vehículo cargado de explosivos contra el edificio.

Como suele suceder en estos ataques, alguien ya se atribuyó la autoría de hecho, se trata de Azam Tariq, portavoz de Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), organización terrrista paquistaní formada en 2007, que se atribuyó también la responsabilidad de diversos atentados en sitios como: Barcelona, Francia, Portugal y Alemania.

En esta oportunidad, Azam Tariq dijo que se trató de una represalia por los ataques aéreos de EE.UU. en el noroeste de su país. Sus palabras textuales fueron: "Es una reacción ante los ataques aéreos y esto continuará hasta que sean detenidos".

Puntaje: