Euros
Euros

La crisis económica de España llegó a un punto de inflexión tal que de no mediar el rescate a la banca por parte del grupo europeo, podría revivirse la situación vivida con Grecia recientemente, de ahí que formalmente España solicitará un crédito para rescatar a la banca de su país. Si bien es cierto el crédito fue concedido, según lo ha señalado el propio ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos, el rescate será condicionado a la imposición de ciertas normativas que permitirán segregar a los activos de bancos con una mala política de funcionamiento del resto.

De acuerdo a la exposición hecha del rescate financiero concedido a la banca española por parte del Eurogrupo, Guindos dijo al Congreso de los diputados de su país que se impondrán ciertas condiciones que deberán observarse obligatoriamente por todos, sin perjuicio de que haya o no llegado ayuda a determinadas instituciones financieras. A juicio del resto de países de la Comunidad Europea, el problema al que se enfrenta la banca española se debe a las vulnerabilidades que ha encontrado su sistema financiero, por lo que se deben introducir condiciones de tipo horizontal para que no vuelva a pasar otra vez lo que se vive hoy en España. La segregación de activos tóxicos es una de las medidas que ya se anunció que estarán incluidas entre las peticiones para la concesión del crédito.

El crédito sería formalmente firmado el 9 julio próximo, pues primero deberá ser aprobado por el Eurogrupo, el Banco Central europeo, la autoridad bancaria europea y el Fondo Monetario Internacional. Conseguido todo lo anterior, sería imprescindible el poseer los lineamientos sobre los cuales deberá controlarse el dinero concedido, pues sería mucho más fácil sanear los activos tóxicos de un banco con problemas, separándolo de los activos que se encuentran en buena forma. Hasta el momento se sabe que el crédito total será mejor de lo que se pensaba en un comienzo, aunque las entidades financieras que quieran acogerse a este plan de rescate deberán presentar un plan de capitalización serio, además de aceptar la supervisión de su uso.

Uno de los problemas identificados por el ministro español, y que motivó el quiebre de la banca española, fue el crecimiento indiscriminado de los créditos entre los años 2003 y 2009, donde se superó varias veces el Producto Interno Bruto del país, desequilibrando con ello a toda la banca y al sector inmobiliario.

Puntaje: