España deberá demostrar a la Unión Europea cómo planea bajar el 1,75% del PIB en lo que viene para el 2010 y 2011.

El plan de estabilidad español para los períodos 2010-2013 está siendo examinado por la Unión Europa, aunque de antemano han dicho éstos que necesita mejorar y que le toca decir a España cómo conseguirá disminuir el déficit de forma clara, y no sólo con un proyecto.

Olli Rehn, Comisario de Asuntos Económicos, dijo que no hay opción para España, pues tienen que lograr consolidar medidas que contribuyan a la disminución del déficit por un valor de 1,75% sobre un total de 3,3%. Hay que recordar que hasta el momento el plan que tenía esbozado Zapatero era de reducir este 2010 un total del 0,5% y para el año siguiente 1,0%, según las medidas anunciadas el 12 de Mayo, pero todo indica que para el concierto europeo, no es suficiente con “querer”.

Disminuir el PIB en un 1,75% no es tarea fácil, pues las medidas fiscales propuestas para los españoles son “ambiciosas” y no se conseguirán a menos que estén dispuestos a pagar un costo muy alto, de ahí que la Unión Europea los invite a exponer cuáles son los métodos que proponen para ello. Aunque no es momento de hablar del presupuesto del año siguiente, la UE ya ha dicho que lo que llegue a conversarse debe ser considerado como un “consejo” por adelantado ante el planteamiento del 2011.

Es lamentable, pero para todos los países que no enfrentan una crisis tan marcada como Grecia y España, lo que ocurre con la península ibérica es lamentable y demuestra que dicho país ya no está en condiciones de manejar su propia política económica.

Puntaje: