Huelga General España
Huelga General España

“Habrá huelga general. La referencia a las fechas se conocerán mañana, al igual que el recorrido que se seguirá para prepararla”, con estas palabras, Fernando Lezcano, secretario de Comunicación de CC.OO, anunciaba a los medios de comunicación la convocatoria de huelga general, como protesta a la reforma laboral que el Gobierno aprobará por decreto el día 16 de junio.

Según el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, la reforma laboral que propone el Ejecutivo de Zapatero lesiona los derechos de los trabajadores, y –continúa manifestando- “el texto no es en absoluto equilibrado, ya que se muestra inclinado hacia los intereses empresariales”

Preguntado sobre el resultado que se proponen alcanzar, Ferrer aseguró “nuestro compromiso es lograr que la huelga general sea masiva. Por ello hemos de estar en los centros de trabajo”. Y prosiguió “Vamos a hacer un proceso ascendente de movilizaciones y de vinculación con los trabajadores, ya que también estamos observando que se pretende que el sindicalismo confederal, que representan CC.OO y UGT, resulte un fracaso para abrir otras vías de imposición y de reforma hacia la negociación colectiva y las pensiones”.

Posicionamiento de los partidos ante la huelga

Ante esta convocatoria de huelga general por parte de las centrales sindicales, las reacciones de los distintos partidos políticos no se han hecho esperar. Así, el principal partido de la oposición, en palabras de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, no secundará la huelga. “El PP no cree que una huelga general sea lo más adecuado para nuestro país en este momento. Creemos que las huelgas generales no solucionan las crisis económicas ni tampoco las sociales. Así pues, no vamos a apoyar la huelga general”.

En la misma línea se mostró el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Díaz Ferrán, quien expresó con firmeza que la huelga general perjudicará la economía del país. A su juicio, España no está para huelgas y lo mejor es que “todos arrimemos el hombro en la dirección adecuada”.

Por su parte, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, afirmó que no entiende la convocatoria de una huelga general, y aseguró que “la reforma hay que hacerla y es urgente”. También dijo: “No entiendo que los sindicatos se resistan a algo que es una necesidad para la economía española. No tenemos más alternativa que hacer una reforma laboral ambiciosa. Por tanto, no entiendo la convocatoria de huelga general”.

Objeciones al texto de la reforma

El documento de 41 páginas presentado por Zapatero –en palabras de Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT- contribuye a “despedir más y más barato”, y las medidas manifiestas contra la temporalidad son puro maquillaje.

Coincide plenamente con esta afirmación su homólogo de CC.OO, Ramón Górriz señalando que “Sirve para despedir más y más barato, para convertir el tema de la intermediación en un negocio y abrir la negociación colectiva en canal”. Además, afirma que “aumenta el poder de los empresarios y deja fuera muchas de las propuestas que los sindicatos presentaron en la mesa de negociación”.

Tanto Ferrer como Górriz creen que con esta reforma “se despedirá más y más barato”.

El portavoz de CiU, Joseph Antoni Durán Lleida, ha calificado el texto como un “churro” y que “no satisface a nadie”.

El PP aboga por referirse a la reforma con los términos de “confusa y poco concreta”. Sin embargo, el portavoz del partido, Cristóbal Montoro, acudirá a la reunión con el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, mostrando “espíritu de diálogo”.

Los empresarios aseguran que la reforma no servirá para crear empleo y –según el comunicado hecho público por CEOE- el texto no muestra claridad en su redacción en cuanto a “las causas y los procedimientos de despido”, y “no contribuye a la necesaria y urgente modernización del mercado laboral, ya que no está a la altura de las necesidades del país”. La patronal defiende facilitar la contratación indefinida valiéndose de un despido más económico.

Cayo Lara, desde la formación de Izquierda Unida, asegura que esta reforma es todo un ejemplo de “recorte de los derechos de los trabajadores” y que “hay razones más que suficientes para la convocatoria de huelga general”.

Joan Herrera, secretario general de ICV, ha expresado su tajante oposición a la reforma.

Negociación con los grupos parlamentarios

El Gobierno ha abierto una ronda de negociaciones con los distintos grupos parlamentarios con el fin de recabar apoyos para la aprobación del texto de la reforma, antes de su llegada al Congreso este miércoles, día 16. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ya ha mantenido conversaciones con PNV y ERC.

Los grupos a los que ha solicitado colaboración son PP, CiU, PNV, ERC y Coalición Canaria. A cambio, ellos han requerido que el decreto ley se tramite como proyecto ley, para poder plantear modificaciones. Leire Pajín, secretaria de Organización del PSOE, se ha mostrado partidaria del diálogo.

Además, Pajín ha aclarado que “el Gobierno aprobará el día 16 una propuesta de reforma laboral, un cambio muy importante donde no hay espacio para medias tintas”. Y continúa, “Vamos a trabajar para obtener una mayoría parlamentaria que posibilite su aprobación. Habrá reforma… tiene que haberla, pero queremos que la haya con el mayor consenso posible”

Fecha huelga general

El líder de CC.OO, Fernández Toxo, y el de UGT, Cándido Méndez, anunciarán mañana alrededor de las 17:00 de la tarde la convocatoria y fecha. Así, los sindicatos cumplen la amenaza de huelga general manifestada en múltiples ocasiones como consecuencia de la aprobación de una reforma laboral que lesiona los derechos de los trabajadores.

Puntaje: