Cyber Monday
Cyber Monday

El Cyber Monday llegó a Estados Unidos en el 2005, momento en que todos tuvieron acceso a las ofertas sin precedentes del Black Friday, pero de forma electrónica un día lunes. Lo bueno de esta costumbre es que ha comenzado a expandirse por todas partes en el mundo al punto de conseguir colapsar los sitios web de las tiendas retails ¿La razón? Ofertas sin precedentes que sin duda hacen necesario comprar rápido.

Como siempre, las compras electrónicas despiertan el miedo al clásico “robo de identidad”, delito del que muchos han sido víctimas y que puede aumentar de forma importante durante este día. A continuación expondremos algunos consejos para evitar caer en ello.

1 Escoger tiendas de reputación

Cuando se trata de compras electrónicas, siempre se solicitará la entrega de información confidencial (número de tarjeta, nombre, dirección y varios otros datos), por lo que conviene estar seguros de que el sitio en el que estamos comprando es responsable, que la línea de compra es segura y que existe algún respaldo de la seguridad en el sitio (lo podemos verificar observando un “candado” en la barra de dirección del navegador o cuando aparece el prefijo “https//”.

2 Cuidar las claves de tarjetas

Los expertos en robos informáticos siempre están detrás de una misma cosa “nuestras claves”, por ello hay que verificar siempre que las claves que utilicemos sean difíciles, nunca usar la fecha de nacimiento, número de identificación o correlaciones numéricas, sino más bien preferir claves alfanuméricas cuando se pueda.

También es aconsejable ir cambiando de forma periódica las claves, aunque esto puede llevar a que los usuarios se confunda, por lo que es una alternativa nada más.

3 Cuidado con el Phishing

Se entiende por “Phishing” a la técnica que usan los delincuentes informáticos para obtener información confidencial de los usuarios a través de “montajes” muy bien realizados de sitios de compra o de instituciones bancarias. En estas últimas generalmente se aprovecha de enviar un correo electrónico solicitando “renovar” la clave en Internet del acceso al banco, con lo cual comienza el delito.

En estos casos hay que decir que “siempre” la tentación es la que lleva a los consumidores a cometer errores en la filtración de datos confidenciales ¿Por qué? Porque generalmente se entregan ofertas “insuperables” donde el precio es irrisorio y obnubila al usuario al punto de entregar todos los números y contraseñas que sean necesarios.

4 Conocer el estado de cuenta

Antes de hacer cualquier tipo de compra, siempre es bueno conocer al detalle el estado de cuenta bancario, pues generalmente se realizan en los comercios deshonestos “cargos por membresías” del que jamás supo el consumidor, pero que lamentablemente tiene que hacerse cargo cuando nada dice sobre la arbitrariedad cometida. Cuando ocurran estos casos, lo primero que hay que hacer es comunicarse con la entidad bancaria, emisor de tarjeta o quien autorice el uso del crédito para así informar de la situación y ver soluciones.

Puntaje: