En el contexto de una entrevista realizada el día viernes, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró que a partir del 2011 democrátas y republicanos deberán tomar importantes decisiones acerca del Código Fiscal.

Hará falta una revisión de este que implicará tasas de reducción y eliminación de exenciones fiscales. El gobierno también está pensando en extensiones de crédito fiscal para trabajadores de bajos ingresos y para familias con niños.

También se habla de una medida que incluiría recortes de impuestos para los viajeros que utilizan transporte público.

No cabe duda de que no se trata de un tema sencillo, de hecho arrastra conversaciones desde hace tiempo, pero su resolución permitiría un alivio a la economía de Estados Unidos.

Obama aseguró que diversos economistas apoyan la idea de que ciertos cambios en el Código Fiscal permitirán un crecimiento parejo de la economía del país.
Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca declaró respecto del futuro de la reforma fiscal: "El presidente ha dicho durante mucho tiempo que la reforma del sistema fiscal es una prioridad, pero el no está considerando propuestas de políticas específicas y no se han tomado decisiones acerca de si esta es una de las prioridades que impulsará en el futuro cercano".

A lo que si se comprometió el presidente es a presentar en febrero un plan de acción para disminuir la deuda y el déficit y empujar la economía del país.

Puntaje: