Bolsa de Valores de Tokio
Bolsa de Valores de Tokio

Los mercados de acciones en la región de Asia-Pacífico se estabilizaron hoy en su mayoría, en una jornada en la que los beneficios de determinadas compañías disiparon los temores de un segundo bache económico en Estados Unidos y del efecto contagio de la crisis de deuda en la eurozona.

El índice MSCI Asia Pacific cayó un 2,4 por ciento durante el día, pero se recuperó y cerró con pérdidas de sólo el 0,3 por ciento en la bolsa de Tokio.

Ese mercado también cerró hoy con pérdidas, ante la caída de valores de empresas exportadoras por la fortaleza del yen y el efecto arrastre de los mercados en Europa y Estados Unidos del miércoles.

Sin embargo, el índice Nikkei, que agrupa los 225 valores líderes, mitigó la caída a 65,8 puntos, o un 0,63 por ciento, cerrando en 8.981,34 puntos, tras caer más de un dos por ciento en la apertura. El más amplio índice Topix cedió 5,85 puntos o un 0,75 por ciento, quedando en 770,88 unidades.

Pese al conocido aumento de los pedidos de maquinaria en un 7,7 por ciento en junio, que son clave para la economía japonesa -signo de un mayor gasto de las compañías que se encuentran en recuperación tras el sismo y tsunami de marzo-, la subida del yen frente al dólar y al euro volvió a arrojar perspectivas negativas para la economía nipona.

En los mercados de divisas, el dólar se comerciaba a 76,60-63 yenes, por debajo de los 76,68-72 de la víspera. El euro costaba 108,96-109,01 yenes, por debajo de los 110,26-27 de la víspera. Un yen más fuerte encarece las exportaciones de productos japoneses.

Algunos analistas apuntaron que el gobierno nipón podría intervenir pronto en el mercado de divisas, como hizo la semana pasada, reseñó la agencia DPA

Los expertos consideraron que las caídas en Europa y Estados Unidos fueron exageradas. "Además, la mayoría de las empresas presentaron buenas cifras", dijo un operador en Tokio.

También el Hang Seng de Hong Kong logró recuperarse de la fuerte caída del 2,3 por ciento en la apertura y cerró con una caída del 0,95 por ciento en 19.595 puntos, impulsado por resultados positivos de algunas compañías, como el grupo minero Zijin Mining.

El Shanghai Composite chino, que comprende varios índices chinos, cerró con beneficios del 1,3 por ciento en 2.581,51 puntos.

También los mercados australiano y neozelandés se salvaron de las caídas: pese a las aperturas negativas, el ASX 200 australiano cerró casi invariable en 4.140 puntos y el NZX50 neozelandés ganó 24 puntos o un 0,75 por ciento, cerrando en 3.207 puntos. Los analistas consideran que se debió a la coyuntura local, más que a la global.

Y ante los signos moderadamente positivos que llegaron de Asia, los mercados europeos abrieron también con un ligero optimismo: el Europe Stoxx 600 comenzó con subidas del 1,44 por ciento en 226,72 puntos.

Los mercados llevan convulsos desde la semana pasada, cuando los temores por la crisis de deuda de la eurozona y la bajada del rating de la deuda estadounidense desataron una ola de ventas.

El miércoles, los mercados volvieron a caer ante el rumor de que las agencias podrían rebajar también la calificación de la deuda francesa y obligando al presidente francés, Nicolas Sarkozy, a volver de sus vacaciones.