Alza del dólar

El martes volvió a ser esperanzador para Estados Unidos, pues se observó la tercera alza consecutiva para el dólar, contribuyendo así a que los operadores obtuvieran ganancias de distintos mercados mientras que Asia no sigue creciendo producto de una baja en las materias primas y un sector tecnológico que comienza a deprimirse.

La reunión que se llevará a cabo en Corea del Sur entre los representantes del G-20, ha creado un ambiente de cierta incertidumbre respecto de lo que va a hacer la Reserva Federal con la economía en Estados Unidos, aunque la bolsa se mantuvo tranquila tras los comentarios del secretario del Tesoro, Timothy Geithner, quien dijo que el Gobierno quiere una moneda fuerte, y con ello da claras señas de lo que se va a hacer para recomponer la situación financiera.

A pesar de que esta nueva alza de la moneda norteamericana sirve de aliciente a las bajas que ha sufrido y han afectado tanto a la economía de Estados Unidos, las políticas a considerar por la Reserva Federal no dejan de preocupar en el sector financiero porque dependiendo de ellas el dólar se mantendría débil y se contribuiría a que las monedas de mercados emergentes siguieran en alza en una situación que mantiene desbalanceado al mundo por el momento.

Todo lo que ha ocurrido hace pensar que, aunque el dólar siga subiendo en lo que resta de la semana, su venta se mantendrá vigente para quienes desean invertir en acciones de mercados emergentes, mientras que el euro se cotiza a 1.3900 dólares (bajó un 0,3%) y el dólar aumentó un 0,53% sin despegar lo suficiente de la terrible baja que se observó el viernes 15 de octubre.

Mientras el dólar sube, Asia comienza a tambalearse

Todos hablaban del problema que significaba tener un dólar tan bajo y una moneda en Asia tan bien consolidada, y así hoy con la tercera alza consecutiva ya las bolsas asiáticas comenzaron a tambalearse en Corea del Sur y Taiwán, mientras que Japón y Hong Kong se mantuvieron con ganancias. El problema para las dos bolsas que cayeron está en la decepción que proporcionó Apple tras mostrar unos índices muy pobres de venta respecto del iPad.

Las materias primas y el sector relacionado con la tecnología fueron los que desencadenaron una baja en algunas bolsas asiáticas, así Samsung Electronics, el más importante fabricante de chips de memorias, bajó un 1.3%. El índice MSCI de acciones en Asia no japonesas, cayó un 0,3% y contrajo las ganancias de servicios públicos. El que sí consiguió ganancias fue el Nikkei, con un alza del 0,4% y llegó al 6,9% de ganancias desde septiembre del 2010.

El oro por su parte ya dejará de causar tantos estragos, ya que bajó del histórico precio que alcanzó por onza (1.387,10 dólares) a un valor de 1.366, 30 dólares, lo que se espera impida cierren más empresas que acostumbran a trabajar con este material. La previsiones al corto plazo son que siga bajando y llegue a 1.361 dólares la onza.

El valor del petróleo bajó un 0,3% y llegó a cotizarse en $82,20 por barril, lo que es beneficioso para algunas economías y confiere algo de esperanza de lo que podría pasar al final de la semana con el dólar.

Puntaje: