Perder el trabajo
¿Qué hacer si se pierde el trabajo?

Modelos productivos ineficientes, empleos sin valor añadido, falta de liquidez, sobreendeudamiento, caída del consumo y por ende, de la producción y necesidad de reducir costos, son algunos de los efectos colaterales de la crisis global que han sufrido las empresas durante los últimos 24 meses.

Grandes empresas, entidades financieras y sobre todo, PYMES son las más damnificadas por la crisis económica en la que aún hoy, están inmersas todas las economías.

Esta situación ha llevado a las sociedades a acumular tasas de desempleo cercanas al 10%. En España por ejemplo, la tasa de desempleo se sitúa en su nivel más alto de toda la medición histórica. En Estados Unidos, un 9,7% de desempleo al cierre del mes de marzo, arrastró a los mercados bursátiles hacia tendencias a la baja tras las previsiones que auguraban datos más positivos.

Desempleo estructural

Y, si bien es cierto que un alto porcentaje de estas tasas de desempleo corresponden a sectores sobre los que la crisis ha tenido mayor incidencia, servicios, construcción, industria, etc.… lo cierto es que todos los ámbitos ocupacionales han tenido que efectuar reestructuraciones en sus plantillas de personal a fin de optimizar sus márgenes operativos y reducir sus costos.

En un escenario como este, quedarse sin empleo se transforma en una situación de carácter estructural y de la que no está exenta ningún trabajador por cuenta ajena.

¿Qué hacer si se pierde el empleo?

Lo primero que se debe hacer es dejar a un lado los pensamientos apocalípticos y la sensación de frustración, esto sólo llevaría a caer en una depresión profunda que empeoraría una situación, ya de por sí muy compleja.

Adicionalmente, le recomendamos que aborde la situación financiera relativa a sus obligaciones de pago adquiridas y analice con sus prestamistas las opciones a su alcance para activar los periodos de carencia o las ampliaciones de plazo oportunas que le permitan poder seguir haciendo frente a las obligaciones contraídas sin que esta situación suponga una carga adicional para usted en este proceso.

Una vez acometidas estas dos áreas, debe establecer un plan de trabajo diario y activo en la búsqueda de un nuevo trabajo.

Ofertas de empleo

Debe tener presente que el mercado laboral está cambiando, se produce una transmutación en las fórmulas sobre las que, tradicionalmente, se asentaban los preceptos del desarrollo profesional. Es cada vez más frecuente comprobar cómo un mayor número de personas concentran su experiencia y conocimientos en una actividad de carácter emprendedora y autónoma.

En este sentido, le recomendamos que no excluya ninguna de las oportunidades que la pérdida de su empleo abre ante usted.

Adicionalmente a la búsqueda de un nuevo trabajo a través de las ofertas de empleo que las empresas activan en la búsqueda de profesionales, le recomendamos evalúe la posibilidad de realizar algún tipo de trabajo desde su casa.

Trabajar desde casa

Sus jornadas actuales se le harán muy largas y es recomendable mantener su mente ocupada, para lo cuál es muy importante que intente encontrar una actividad remunerada que pueda realizar desde su casa y le permita ir ganando confianza a la vez que se mantiene en activo.

Plan de trabajo

El plan de trabajo que le proponemos es un ejemplo basado en tres objetivos fundamentales.

  • Mantener una actitud positiva
  • Fomentar los hábitos, métodos y estrategias en pos de encontrar trabajo lo más rápidamente posible
  • Optimizar su tiempo desarrollando una actividad que le reporte beneficios

Comience el día informándose de lo que sucede a su alrededor en términos laborales, sepa las tendencias, qué se solicita, cuáles son las profesiones más demandadas.

Una vez analizadas, pase a la segunda fase de su jornada, analice las ofertas de teletrabajo o autoempleo que circulan en Internet y atrévase a solicitar una oportunidad en aquellos ámbitos que por su profesión y experiencia le resulten accesibles.

Sea constante, debe repetir estos pasos todos los días en el mismo horario y tomándolo como un trabajo a realizar, evite caer en la desidia o la desesperación.

Para terminar…

No se olvide que todo sucede por algo, cada puerta que se cierra supone un abanico de nuevas oportunidades que se abren, las ofertas de empleo, trabajar por Internet, comenzar una actividad propia, transformarse en emprendedor… puede ser el punto de partida para lograr la libertad, tanto financiera como laboral, por lo que merece la pena el esfuerzo.

Puntaje: