Getty Images

Sin importar nuestra profesión, cargo, trabajo y esta edad, todos debemos saber realizar nuestro presupuesto personal. Es por eso que hemos recopilado algunos consejos sencillos para hacer el presupuesto personal sin problemas que lamentar.

Los gastos fijos

La primera parte de la creación de un presupuesto personal es determinar nuestros gastos fijos mensuales, esos pagos y gastos que hacemos todos los meses sin falta. Entre estos gastos fijos mensuales suelen estar los gastos de alimentación, seguros, la renta o hipoteca, los pagos de servicios (luz, agua, internet etc.), pagos de mensualidades de estudio, algún pago bancario (letras, préstamos etc.). Al fijar los gastos fijos tendremos una idea clara de cuánto dinero gastas al mes inevitablemente.

Los gastos variables

Una vez que determinamos los gastos fijos, pasamos a identificar los gastos variables. Los gastos variables son aquellos gastos “extras” de nuestro presupuesto mensual. En esta categoría pueden entrar los gastos que hacemos para el divertimento (cine, salidas a restaurante o copas con los amigos, entradas a algún espectáculo etc.), en esta categoría también se incluyen los gastos extras que tenemos todos los días como beber un refresco o un café por ejemplo. Se recomienda asignar un monto fijo mensual para estos gastos todo dentro de las posibilidades.

Gastos en pareja

Si bien es cierto se trata de un presupuesto personal, si se vive en pareja implica que haya gastos compartidos como los de la casa o en el hogar. Se puede repartir los gastos de varias maneras, quizás uno se encargue de unos y la otra parte de otros, o se puede fusionar los gastos fijos en común y repartirlos equitativamente, dependiendo de los ingresos de cada parte de la pareja o de las responsabilidades de cada uno. En este caso se recomienda conversar y llegar a un acuerdo salomónico basándose en el contexto que viven en pareja.

Ordenar los ingresos

Si ya ordenó sus gastos fijos y sus gastos variables, ahora debe ordenar sus ingresos. Primero contabilizar y ordenar los ingresos fijos y estables; luego los ingresos eventuales, extraordinarios (como las bonificaciones). Recuerde que su presupuesto debe basarse únicamente de sus ingresos estables o fijos, los extras pueden ser eventuales y pueden dejar de venir el mes siguiente.

Revise su presupuesto periódicamente

Queda claro que el presupuesto puede variar mes tras mes, quizás sus ingresos fijos crezcan o sus gastos se reduzcan. Cualquiera que sea el caso es recomendar revisar periódicamente y si es necesario cambiar nuevamente el presupuesto personal.

Ahorrar

Si su presupuesto se lo permite y hay margen para el ahorro, no lo dude dos veces y hágalo. Inclusive algunas personas destinan un monto de dinero mensual para el ahorro como si fuera un gasto fijo. Cómo último consejo y quizás el más importante, jamás gaste más de lo que gana.

Puntaje: