Estafa informática
Estafa informática

El fraude informático consiste en la estafa o engaño que es realizado por medios cibernéticos a través de la utilización de un computador y/o vía Internet.

El fraude cibernético es cada vez más recurrente en el diario vivir de quienes tienen que realizar sus transacciones por Internet o utilizan de forma regular un ordenador, por ello se ha intentado establecer distintas medidas de seguridad para evitar la comisión de estos novedosos, pero muy perjudiciales ilícitos.

¿Qué se entiende por fraude?

Se entiende por fraude o estafa, al engaño que está destinado a perjudicar la propiedad o patrimonio de una persona determinada, sea ésta natural o jurídica. Siempre que mediante un engaño se vea mermado el patrimonio de una persona determinada sin causa, y un enriquecimiento de otra hay estafa.

El fraude informático utiliza medios electrónicos para hacerse de datos o el control de datos confidenciales que permiten cometer el ilícito y estafar a alguien, formato reconocido para el conocido como “hacking”. Otra manera de cometer un fraude cibernético es por medio de la intercepción de datos por medio electrónicos, donde si bien no hay un engaño dirigido a una determinada persona, sí hay una violación de privacidad y un uso malicioso de la información recolectada. En este sentido, la obtención de contraseñas, cuentas de tarjetas de crédito o datos confidenciales sobre la identidad de una persona, conforman el tipo de información que se requiere para estafar a alguien.

Para la ley federal en Estados Unidos, fraude electrónico se define como “el uso de una computadora con el fin de distorsionar los datos e inducir de esta manera a que otro haga o deje de hacer algo, provocando con ello daño patrimonial.

Formas habituales de distorsión de los datos

  • Alteración de los datos que se ingresan en un ordenador

    Al distorsionar los datos, una vez que éstos han sido introducidos, el estafador ya dispone de los mismos y fácilmente se pueden malversar los fondos disponibles

  • Alteración o eliminación de datos almacenados
  • Reescritura de los códigos de software bancarios para disponer así de los datos confidenciales de los clientes asociados por medio del ordenador central de la entidad financiera

    Con estos datos, luego se pueden realizar compras con tarjetas de crédito ajenas y también cometer delitos con el uso de una identidad robada

Con todos los ilícitos cibernéticos que se han dado en el último tiempo -clonación de tarjetas de crédito o bancarias, y estafas con el uso de medios digitales- no hay mejor opción que adquirir un seguro contra robo o estafa informática, el que estará disponible seguramente en la entidad bancaria de la que sea cliente, y con el que evita cualquier detrimento patrimonial originado en el uso de artimañas o artilugios de terceros en su contra que afecten su patrimonio.

Puntaje: