Expertos aseguran que el ahorro es una de las bases de la economía personal, pero muchas veces lograrlo es casi imposible. Es por eso que hemos realizado un listado de los malos hábitos que muchas veces son los culpables de que no podamos ahorrar. Tome nota que seguro lo ayudará en su economía y por fin podrá ahorrar.

1

No planificar

La falta de planificación es un error muy común en las “malas finanzas”, si no nos proyectamos es probable que a fin de mes lleguemos sin dinero en los bolsillos. Hacer un plan de ingresos y gastos, del debe y haber puede ser un comienzo para planificar nuestra economía y un comienzo para ahorrar.

2

Tener más gastos que ingresos

Este hábito seguramente también está relacionado con la planificación del primer punto; es casi seguro que todos sabemos a ciencia cierta cuánto van a ser nuestros ingresos cada mes, pero también debemos saber con exactitud cuánto serán nuestros gastos, obviamente estos no deben exceder a los primeros. Si no “balanceamos” al menos nuestros gastos con nuestros ingresos el ahorro siempre será una utopía.

3

No pensar en el futuro

Este es otro mal hábito común en el mal ahorrador, vivir el presente y no pensar en el futuro hace que esta filosofía no sólo nos evite ahorrar, sino que nos puede meter en más de un problema financiero. Piensa en el futuro antes de gastar innecesariamente.

4

No preveer malos escenarios

Dice el dicho popular que hombre precavido vale por dos, y en temas de finanzas es cierto. El futuro es incierto y pueden venir tiempos difíciles y escenarios adversos, como perder nuestro trabajo por ejemplo. No necesariamente hay que ser pesimista, pero debemos contemplar todos los escenarios, incluso los malos, así estaremos preparados ante cualquier imprevisto, del que nos puede ayudar nuestros ahorros, claro esta si los tenemos.

5

No invertir

Muchos piensan que ahorrar en guardar dinero en el banco únicamente, y no es así. El concepto de ahorrar se puede aplicar de muchas maneras y una de ellas es la inversión, no necesariamente debemos ser corredores de bolsa para hacerlos, hay bienes y servicios que puede redituar ganancias a futuro, como si fueran ahorro.

5

Ahorrar sin razón

Ahorrar sin razón y sin propósito suele ser una mala idea que se termina por acabar pronto y el ahorro se esfuma. Tener metas al ahorrar le dará un mejor sentido al ahorro, se sumará las ganas de hacerlo. Sin importar el tamaño del propósito, siempre es mejor tener al menos una razón del por qué ahorrar.

Puntaje: