El Krakatoa vive

A mediados de 1883, el volcán indonesio Krakatoa, alcanzó fama mundial a costa de la vida de 36,000 personas. La violenta erupción de ese entonces terminó también con la existencia de aquel volcán que durante décadas había amenazado a la isla.

En 1927 nuevas erupciones llamaron la atención de los habitantes en el mismo lugar donde había estado el funesto volcán. Para 1928 surgió sobre la superficie del mar uno más pequeño al que los habitantes de la zona denominaron Anak Krakatu (Hijo de Krakatoa).

De tal palo, tal astilla

El pasado 23 de diciembre, 135 años después de que el mundo conociera la furia del Krakatoa, su heredero emuló la triste hazaña de su padre cobrándose la vida de 373 personas, según datos actualizados hasta el 24 de diciembre.

La tragedia se produjo en el Estrecho de Sonda, que se halla entre las islas de Java y Sumatra y donde se ubica el Anak Krakatoa.

La Agencia Nacional de Gestión de Desastres no descarta que se repita un nuevo tsunami en la zona debido a que la actividad volcánica aun no ha cesado.

La entidad también comunicó que el fenómeno sísmico afectó las playas de Pandeglang, Serang y Lampung del Sur.

Las autoridades locales aun no determinan las causas exactas de la tragedia, inicialmente se atribuyó a las explosiones del cráter que produjeron la subida del oleaje, pero no descartan que haya sido provocado por un deslizamiento de tierra en el fondo marino, también originado por la actividad del volcán.

Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la Agencia de Gestión Catástrofes de Indonesia, asevero que se trata:

…de un raro fenómeno. La erupción no fue muy fuerte y no hubo ningún terremoto que desencadenara el tsunami en ese preciso instante. Resulta difícil determinar cuál ha sido el origen de este incidente.

Oystein Lund Andersen, turista extranjero que ha sido un “privilegiado” testigo del desastre, escribió en su página de Facebook:

La ola entró unos 15 o 20 metros hacia el interior. La siguiente ola entró en el área del hotel donde me alojaba y se tragó varios coches que había en la carretera. Conseguí evacuar a mi familia dirigiéndonos a terrenos altos, atravesando caminos forestales y aldeas, donde hemos sido ayudados por los lugareños. Afortunadamente estamos ilesos.

La publicación Tempo dio a conocer el testimonio de un sobreviviente del tsunami:

Toda nuestra familia escapó hacia la mezquita de Jamaa Al Mukmin. No quiero imaginarme lo que habría pasado si hubiéramos estado durmiendo porque las olas tenían 5 metros de altura.

Las primeras imágenes que fueron propaladas por los medios locales dan cuenta de calles inundadas y casas destruidas completamente.

Triste antecedente

El Estrecho de Sonda fue la región más afectada por la erupción del viejo Krakatoa en agosto de1883. Las islas y poblados que lo rodeaban fueron arrasados por la ira del volcán, uno de los más importantes del mundo, que ocasionó un tsunami con olas de hasta 30 metros de altura y mató decenas de miles de personas. El estallido se escuchó hasta Australia, dos tercios de la isla de Rakata donde estaba situado el Krakatoa fueron desintegrados por la explosión y la nube de cenizas provocó un cambio climático en el mundo. Por estas razones, la erupción del Krakatoa es recordada como una de las tragedias más mortíferas de la historia de la humanidad.