La importancia de la primera impresión en una entrevista

Ya hemos comentado en varios artículos, lo importante de prepararse para una entrevista de trabajo, también hemos comentado que hay respuestas difíciles para las que la gran mayoría no se prepara y los hace fracasar, pero, ¿se sabe qué tan importante es la primera impresión? La contratación de un nuevo empleado es algo muy serio, tanto así que las selecciones de personal suelen tener etapas delimitadas y admitir por tiempo definido a los candidatos. ¿Cómo obtenemos ventaja de eso?

La posibilidad de obtener un puesto de trabajo para el que muchas personas postulan ilusiona a cualquiera, pero, ¿y si no somos los más calificado? Según David Jensen, experto en desarrollo profesional, lo que importa no es necesariamente ser el más calificado, sino haber podido conectar de forma especial con quienes toman las entrevistas. Aquí la primera impresión que se da es crucial, además de ciertos trucos que aprovechan las desventajas de los procesos de selección largos y tediosos.

Aunque muchos no lo crean, un jefe decide de forma subconsciente en base a mensajes no verbales, pues ya es conocido por mucho que el currículo ayuda hasta cierto punto, y que la mayoría de la entrevista depende de lo que uno hace en vivo. Jansen afirma que la posibilidad de hacerse una idea de cómo es una persona, necesita tan sólo de segundos, y eso es lo que pasa con las entrevistas laborales. ¿Quién obtiene el trabajo entonces? El primero que de una buena impresión y esté bien cualificado.

Mientras más responsabilidad recae sobre los hombros de un candidato, más nervios se sienten a la hora de enfrentar una entrevista, pero la buena noticia en este sentido es que lo mejor que se puede hacer es ser natural, no mostrar posturas falsas ni discursos aprendidos.

Consejos especiales para dar una buena impresión

Frank Bernieri, psicólogo experto en comunicación no verbal, señala que lo mejor es ser honesto, tener sentido común y exponerse tal como uno es, sin mentiras ni cosas aprendidas.

Por otra parte la ropa y el atuendo, en general, son muy importantes, pues se considera un truco para los procesos de selección en que hay muchos candidatos para un puesto. Por lógica hay que imaginar que si la primera impresión es la que marca la diferencia, ¿cómo impresionamos al entrevistador que conversa con 20 personas al día sobre lo mismo? La ropa es una buena forma de hacerlo, un lindo calzado o una buena camisa, son claves para que se acuerde de nosotros.

El contraste que pueda hacerse con el común de los entrevistados nos ayuda a destacarnos sin siquiera hablar del currículo, por lo que de estar calificados para el empleo, ya tendremos una cierta ventaja para pasar a la siguiente etapa.

Otro de los consejos válidos para los que necesiten superar una entrevista está en dar bien la mano, donde no es necesario apretar fuertemente, sino más bien hacer calzar justo ambas manos para que se transmita confianza, transparencia y seguridad en tan solo unos segundos.

Puntaje: