Negociación
Negociación

Para aprender a negociar bien se tiene que tener muy en cuenta lo que se vale, la marca que se representa (quién se es) y jamás mostrarse con las condiciones ofrecidas en una primera instancia. Conforme lo anterior, nunca debemos sentarnos en una mesa sin antes saber lo que valemos y representamos.

Las negociaciones no sólo las viven quienes trabajan en una empresa como empleados, sino también en las altas esferas y por ello es muy necesario saber qué y cómo hacer las cosas. Siempre tenemos que considerar a la negociación como un arte, por lo que no debemos “innovar” mientras se negocia pues el precio que se paga es demasiado caro. Tenemos que anticiparnos y respetar a los demás actores de la negociación.

El argumento es un tema fundamental en toda negociación, por eso deberemos tener claro nuestro argumento “antes” de negociar cualquier cosa y no hay nada mejor para conseguir eso que saber cuáles son nuestras fortalezas, pero además debemos saber enfocar el tema para conseguir lo que queremos.

El establecer límites sin duda ayuda, pues mientras se discute un tema puede que consideremos demasiado injustas ciertas condiciones o quizá hasta favorables, pero hay que tener en cuenta que en medio de la conversación todo puede ser subjetivo y es ahí cuando importa tener previamente delimitado nuestros límites. En la negociación el tema es “cuánto estoy dispuesto a ceder”, por ello debemos conocer que tan bajo, alto o hasta dónde podemos llegar en el ir y venir de la negociación misma.

Ante la confrontación de intereses en una negociación tenemos dos opciones básicamente, o nos mantenemos firmes o bien arriba. El primer método consiste en siempre pedir más de lo que realmente se desea tener ¿Por qué? Porque siempre la contraparte nos dará menos de lo que pidamos, simple. El segundo método implica ver cuánto queremos y no salir de ahí, demostrando que un metro que obtenga el otro es un logro, pues sólo así conseguiremos lo que queremos.

Finalmente los consejos que se pueden entregar se complementan con “nunca mostrarnos satisfechos” y entender que el negociar es algo innato por lo que no debemos esperar todo lo que queremos al primer intento, estas cosas son lentas e implican dedicación y tiempo.

Puntaje: