alberto fujimori en la carcel
Foto: agencia AFP

El ex presidente del Perú, Alberto Fujimori, abandonó la noche del 23 de enero la clínica Centenario luego de permanecer internado en sus instalaciones por más de 100 días, para ser recluido en el Penal de Barbadillo a fin de que cumpla el resto de su condena.

Fujimori fue trasladado al centro penitenciario ubicado en Ate a bordo de una camioneta blanca y escoltado por efectivos del INPE, en todo momento estuvo acompañado de su hijo menor, el congresista Kenji Fujimori.

Tanto a la salida de la cínica como a su llegada al penal contó con el apoyo de un grupo de manifestantes quienes, pancartas en mano, clamaban por la liberación del líder histórico del fujimorismo.

Un día antes de su retorno a prisión, el exmandatario se mostró resignado a su suerte y manifestó a la agencia AFP que sentía que el final de su vida estaba cerca.

Si en la tranquilidad de estar hospitalizado atravieso por una peligrosa montaña rusa cardiaca, en prisión la situación será mucho más grave e inestable. Es por eso que volver a prisión es una condena de muerte lenta y segura.

Asimismo, apenas fue dado de alta, Fujimori escribió una carta en la que reflexiona sobre los años que lleva preso y su retorno al penal de la Diroes, la misma expresa su esperanza de ser absuelto por la historia.

A mis hijos y a mis nietos les digo que estoy seguro que el juicio de la historia será más justo que el juicio de los enemigos políticos conmigo. Y que cuando todas estas injusticias hayan terminado miren el Perú que hoy tenemos.

El retorno a prisión de Alberto Fujimori obedece a la resolución del Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Suprema a cargo del juez Hugo Núñez Julca, que declaró nulo el indulto otorgado al ex presidente en diciembre de 2017.