Las últimas declaraciones de Chavez
Flickr

El pasado viernes 23 de octubre, el ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, se dirigió a los medios insinuando que el gobierno venezolano no ponía ningún interés e incluso podría colaborar con los traficantes de droga ya que, según expresó, “la mayoría de los vuelos de tráfico de drogas que llegan a Estados Unidos y Centroamérica despegan de Venezuela”.

Las reacciones venezolanas no se hicieron esperar, y rápidamente se produjeron protestas oficiales exigiendo cuanto menos una disculpa por parte de las autoridades vecinas, apenas al día siguiente de las protestas el presidente Hugo Chávez levantó más polémica declarando que Silva era “retrasado mental”, apenas unos segundos después trató de corregir el discurso, pero las palabras ya estaban en circulación por todos los medios de comunicación.
Poco antes de las declaraciones de Chávez, el gobierno venezolano se explicó arguyendo que Colombia siempre emite declaraciones alborotadoras justo momentos antes de reunirse con los Estados Unidos. Algunos opositores al chavismo tampoco se mostraron de acuerdo con las declaraciones emitidas por Silva, que consideraron “fuera de lugar”.

Silva emitió esas declaraciones momentos antes de abandonar Colombia para viajar a los Estados Unidos y negociar allí la instalación de nuevas bases militares en territorio colombiano.

A mediados del 2009, los gobiernos de Colombia y Estados Unidos acordaron la apertura de siete bases militares en territorio colombiano para evitar, según dijeron, un aumento de la producción de drogas. Este acuerdo recibió críticas muy duras por parte del gobierno de Venezuela y sus aliados americanos como Bolivia y Ecuador, que razonaron la instalación de las bases una provocación.

El gobierno venezolano decidió romper relaciones de forma indefinida con Colombia desde que se acordó el asunto de las nuevas bases militares norteamericanas.

Chávez declaró en su programa Aló Presidente que los datos demuestran la duplicación de producción de cocaína y marihuana en territorio colombiano desde el inicio de la colaboración en lucha antidroga entre los gobiernos de Álvaro Uribe y Estados Unidos a través del Plan Colombia.

Chávez también declaró que las afirmaciones colombianas no son fortuitas, dejando percibir que tal vez Estados Unidos tenga propósitos de intervenir en los asuntos internos venezolanos a medio plazo, y que para ello está manejando al gobierno afín de Colombia.

El presidente venezolano ha llegado incluso a insinuar que no teme una escalada militar colombiana – siempre insistiendo en que estaría apoyada y provocada sobre todo por Estados Unidos – en su territorio, y que de ser así, pese a lamentar luchar entre hermanos, Venezuela no tendría más remedio que defenderse.

Todo este cruce de declaraciones ha traído de cabeza a las oposiciones de ambos países, tanto que algunos opositores se han puesto de acuerdo por primera vez en mucho tiempo para lamentar que Colombia y Venezuela se dediquen a criticarse continuamente y no negocien una ampliación en la colaboración de la lucha contra la droga.

La izquierda radical colombiana se ha llegado a declarar totalmente opuesta a la instalación de bases norteamericanas en su nación debido a que podrían promover los intereses de sectores ultraconservadores con aspiraciones a arrebatar a Venezuela territorios del Orinoco.

Sin embargo también Chávez ha recibido numerosas críticas internas, sobre todo de la oposición tradicional a su gobierno, que se ha mostrado muy molesta por las declaraciones sobre la capacidad mental del ministro colombiano Silva y ha vuelto a expresar la necesidad de cambio en el gobierno venezolano para recuperar cuanto antes las buenas relaciones con Colombia y evitar una escalada de insultos y provocaciones que podrían generar a medio plazo incluso un conflicto armado con sus vecinos.

Puntaje: