Tarjetas de credito
Tarjetas de crédito
Flickr.com

Tanto si su situación financiera es buena como si se ha visto en la necesidad de reducir gastos, conviene tener presente que la situación económica mundial aún es convulsa e inestable. En un escenario como el actual y con la crisis económica aún subyacente, es imprescindible ejercer un adecuado control de sus finanzas a fin de evitar entrar en una vorágine de deudas acumuladas que pongan fin a su historial de crédito.

Es por este motivo que exponemos los nueve tips esenciales para ahorrar con sus tarjetas de crédito y logar mantener su economía personal dentro de los parámetros de liquidez óptimos.

No se deje abatir.

La situación actual establece una premisa básica que se transforma en la pesadilla de multitud de hogares; el exceso de de deudas. Es por este motivo que no debe permitir que su endeudamiento siga creciendo. Ante las primeras señales de alerta debe actuar con responsabilidad y coherencia dejando al margen las culpas o la falta de rumbo en relación a los gastos asumidos.

Utilice una única tarjeta.

Ante la facilidad de acceso al crédito que se vivió en ciclo pre crisis, la acumulación de tarjetas de crédito con tasas introductorias distintas y prestaciones diferentes se ha transformado en un resabio del pasado que conviene erradicar.

Recuerde que las tarjetas de crédito son dinero, sin embargo no es un dinero del que usted disponga sino que muy al contrario, es un dinero que a usted le prestan, por lo que no debe actuar como si estuviera gestionando un patrimonio propio.

Recuerde también que las tarjetas de crédito contemplas cuotas y comisiones anuales por emisión, mantenimiento, renovación, aplazamiento, etc. por este motivo es fundamental que comience su plan de ahorro con la reducción del número de tarjetas en su poder.

Utilice su tarjeta de débito.

Las tarjetas de débito se han trasformado en grandes aliados del ahorro. Veamos por qué.

  • Permiten gastar únicamente lo que usted posee.
  • Fomentan el control de sus finanzas personales.
  • Son instrumentos de gestión financiera óptima.
  • Reducen los costes derivados de las retiradas de efectivo en ATM´s.
  • Impiden que usted se sobregire.

Pague al contado.

Tenga muy presente su fecha de pago y establezca el abono de la totalidad de sus deudas contraídas. El aplazamiento de la deuda asumida no sólo contempla un cargo adicional en concepto de intereses sino que, adicionalmente, reduce su línea de crédito minimizando su capacidad de respuesta ante una eventualidad real y de mayor envergadura.

Calcule correctamente.

Los intereses de las tarjetas de crédito actualmente se establecen entre el 0% en el periodo de tasas introductorias hasta un 30% para el pago aplazado de sus deudas. Revise su estado de cuenta mensual, si no logra encontrar el ítem correspondiente al tipo de interés que usted está abonando, consulte con su asesor financiero para que le explique dónde puede ubicarlo y asegúrese que la entidad no modifica este ratio de forma unilateral.

Reduzca el interés de su tarjeta de crédito.

Usted tiene todo el derecho a solicitar la cancelación de su tarjeta y la transferencia de su posición abierta a una tarjeta con un tipo de interés más reducido. Esta práctica únicamente es viable si su historial de crédito es intachable.

Busque los intereses más reducidos.

Debe tener cuidado con las tasas introductorias. Éstas permanecen vigentes por periodos que oscilan entre los tres y los seis meses.

Las tasas introductorias son válidas únicamente para perfiles de clientes con hábitos de no acumulación de deudas, de lo contrario le saldrá más rentable buscar una tarjeta de crédito que, desde el comienzo, tenga una tasa de interés más reducida.

Cuotas anuales.

Este es otro aspecto muy relevante si se persigue generar una capacidad de ahorro a través de la tenencia y uso de su tarjeta de crédito.

Generalmente, las entidades cobran una cuota en concepto de mantenimiento anual y ofrecen como contrapartida la reducción de los tipos de interés. Sin embargo, es fundamental prestar atención a esta práctica ya que en ocasiones el tipo de interés reducido más la cuota anual es más costoso que una tarjeta exenta de cuotas y cobros anuales.

Consolidación de deudas.

Ante las primeras señales de sobre endeudamiento, acuda a su entidad bancaria para consolidar su deuda.

La instrumentación de la consolidación de una deuda acumulada con tarjeta de crédito se realiza generalmente a través de la concesión de un préstamo con cuotas reducidas a través de un plazo de amortización más amplio.

No obstante, es fundamental que preste atención a las comisiones establecidas en el contrato del préstamo ya que el beneficio de las entidades radica en el establecimiento de cuotas y comisiones diversas que finalmente, acaban por incrementar el importe total de la deuda y minimizar su capacidad de ahorro.

Conclusiones

En el ámbito de las finanzas personales y ante un escenario económico pos crisis como el que se perfila en el que el ahorro y los hábitos Low Cost marcan las diferencias entre las finanzas sanas y la bancarrota, es fundamental que siga de cerca su situación financiera y actúe de forma responsable con las deudas asumidas.

Por último, como recomendación final, evite la mediación de agencias en caso de necesitar la consolidación de sus deudas.