El mercado se mantuvo tranquilo esta semana, cuando el dólar experimentó un alza luego de haber vivido la semana pasada un descenso que posicionó al valor de la moneda americana en lo más bajo que se había visto durante los últimos 10 meses. Mientras el dólar se mostraba firme, las bolsas en Asia bajaron y el alza que se experimentaba en las materias primas también se frenó.

El ambiente era de espera, todos los inversores ansiaban ver una medida de relajamiento monetario por parte de Estados Unidos mientras el dólar comenzó a subir y Asia comenzó a retroceder luego de llegar a su valor más alto dentro de los últimos 2 años. Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, volvió a ratificar la implementación de medidas económicas tendientes a evitar una deflación, lo que de inmediato provocó un cambio en el comportamiento del dólar.

Tras una reunión que se llevará a cabo entre los días 2 y 3 de noviembre, la Reserva Federal hará públicas las medidas que se implementarán para evitar que las inyecciones de dinero que se han impulsado en Estados Unidos afecten al país más de lo que ya lo han hecho en relación al desvío del flujo de dinero a economías emergentes, gracias al bajo interés de la concesión de préstamos en ese lugar que impulsa a los inversores a invertir en otros mercados menos desarrollados.

A contar del viernes 22 de octubre, la reunión del G20 deberá debatir sobre el problema cambiario que tiene a la economía mundial. Las acciones fuera de Japón cayeron un 1,67% mientras que el dólar aumentó un 0,76%, lo que sigue siendo bajo como para cubrir el déficit cercano al 6% que se observó en septiembre.

Aunque el dólar subió, el yen se mantuvo firme e inalterado en el cierre de la bolsa. El índice Nikkei de Japón bajo sus ganancias tras la sombra de la moneda china que sigue en su máximo nivel de los últimos 15 años. El alza de la moneda estadounidense se veía venir desde el fin de semana, aunque el retroceso del euro fue algo inesperado. El rebote del dólar tiene cierto margen de duración esperado tomando en cuenta que la apuesta sigue siendo alta en su contra.

En relación a las materias primas, el precio del barril de petróleo bajó 72 centavos, llegando a un precio final de $80,53 y con perspectivas de llegar a un mínimo que podría dejarse ver durante toda la semana gracias al alza del dólar que freno su ascenso. Así como ocurrió con el oro negro, los metales bajaron y el oro finalmente descendió de su valor histórico un 0,7% luego de que el bajo precio del dólar incentivara a los distintos fondos del mercado a invertir en materias primas y elevó al valor de la onza de oro a un valor sin parangón durante la última jornada bursátil.