Empleadores dudan para contratar a recién graduados

Actualmente cursar una carrera universitaria con relativo éxito, no garantiza un trabajo estable, seguro y bien remunerado. Una alta cifra de jóvenes egresa de las universidades públicas y privadas con la idea de conseguir un empleo, y comenzar una nueva etapa de vida, con una profesión y el justo deseo de ser independientes, sin embargo, pasan rápidamente a engrosar la lista de personas desempleadas.

Muchos de estos jóvenes hacen su mejor esfuerzo durante el período de pasantías, en procura de ser contratados por las mismas empresas, ante la posibilidad de verse forzados a iniciar una búsqueda que en muchos casos, puede resultar frustrante.

Principales razones

Simplificando las cosas, podría afirmarse que hay escasez de puestos de trabajo, debido a las sucesivas crisis económicas por las que atraviesan los países, en diferentes períodos de los últimos años.

Ante estas circunstancias, los empleadores optan por contratar a personas con experiencia, que garanticen un mayor rendimiento en sus labores, por sus conocimientos y las habilidades desarrolladas en el ejercicio previo de sus especialidades.

También está el hecho de que hay un desfase entre las políticas implementadas por los gobiernos en materia de empleo, las necesidades reales de los mercados, los contenidos educativos y la demanda de las empresas, todo lo cual conduce a fenómenos como el desempleo en algunos sectores, y la saturación de ofertas en otros.

Actualmente los graduados a nivel de licenciaturas exceden a los niveles técnicos o tecnológicos, pero sucede que estos son mucho más requeridos en los puestos de trabajo.

¿Qué buscan los empleadores?

  • Una buena disposición para aprender. Es la característica más buscada por los empleadores cuando entrevistan a jóvenes recién egresados. Los estudios profesionales otorgan conocimiento teórico, pero es definitivamente la práctica y el ejercicio de la profesión, lo que aporta la verdadera y necesaria experiencia
  • Muchos empresarios aseguran que entre las características que inclinan la decisión a favor de una contratación, está el talento, componente imprescindible para conformar equipos de trabajo con suficientes habilidades y competencias; que sean aptos y capaces de llevar adelante los planes estratégicos de las organizaciones. Jóvenes con talentos, que aunque no tengan experiencia, demuestren clara disposición de aprender los procesos de la empresa
  • Iniciativa. No hay que esperar a graduarse para tener experiencia, está demostrado que muchos estudiantes con verdaderos deseos de hacer una carrera exitosa, incluso en áreas tan difíciles como la medicina, se las ingenian para trabajar mientras estudian, bien sea en empleos temporales, por horas o como aprendices, y de esta forma van adquiriendo experiencia y conocimientos adicionales, además, comienzan a desenvolverse en su campo, a hacer contactos y a darse a conocer. Esto es, son personas con iniciativa
  • Un segundo idioma es hoy en día imprescindible para encontrar empleo, o al menos, para aspirar a mejores puestos de trabajo
  • Universidades reconocidas, también se incluyen dentro de las preferencias, mucho más cuando existen convenios de cooperación y pasantías entre los centros de estudios y las empresas. Las carreras que mayor prestigio universitario requieren son: Relaciones Internacionales, Comercio Exterior, Derecho y Economía
  • Jóvenes interesados en la actualidad nacional e internacional. Un título no basta, se requiere cultura general y cierto dominio de la realidad circundante, incluso, dependiendo del área, esta característica puede ser determinante
  • Aspiraciones salariales cónsonas con la situación financiera del país. Es lógico que un joven recién graduado aspire a ganar el salario que el colegio respectivo estipule, pero si la economía atraviesa una etapa difícil, lo más probable es que la empresa ofrezca un poco menos, mientras se está en período de prueba
  • Profesionales en áreas no tradicionales. Muchos empleadores consideran que las carreras más comunes son muy demandadas en detrimento de otras profesiones, que sin embargo, son de mucha más demanda en el sector industrial: traductores certificados en otros idiomas aparte del inglés, químicos, especialistas (en petróleo, investigaciones, procesos industriales complejos, entre otros)
  • Por último pero no menos importante, las empresas buscan personas con alto valores éticos y morales, que los conduzcan a ser empleados leales, responsables y confiables. En toda organización se da un proceso natural de desgaste que debe ser subsanado, y el ingreso de personas con este perfil, garantiza una acertada generación de relevo