Estrategias de ahorro e inversión

Tener malos hábitos financieros es un pésimo negocio para el bolsillo. Comprar de modo impulsivo, hacer mal uso de las tarjetas de crédito y endeudarse sin preocupación son factores que influyen no sólo a que la economía personal caiga en picada sino a reforzar una conducta errónea y que en algún momento pasará sin dudas la factura.

Estrategias válidas para revertir la situación

  • Ser plenamente consciente de cuánto dinero se dispone al mes. Cuando se tenga la cifra exacta, es de vital importancia saber cuáles son los gastos fijos que se tienen. A partir del excedente se podrá plantear alguna compra que se crea necesaria
  • Usar indiscriminadamente la tarjeta de crédito es un error en el que cae mucha gente. A fin de mes hay que pagarla y si no se dispone de efectivo, los intereses van ascendiendo sin piedad. Dejarla en casa es una manera de evitar su mal uso
  • Planificar qué se quiere hacer con el dinero. Tener muy presente dónde se está parado hoy y dónde se quiere estar mañana. Esto marcará una pauta para seguir un camino y no despegarse de él

Qué ocurre con las inversiones

  • A largo plazo: sentarse a pensar en el futuro y lo que se quiere obtener de él es clave para poder involucrarse activamente con el dinero. Buscar la asesoría de gente experta en el tema es una buena iniciativa. Una de las alternativas es invertir en la bolsa y en fondos de inversión. La idea es mantenerse conservador y tener hábitos estables ya que estos dos factores son claves para tener éxito y poder recoger a largo plazo lo que se ha invertido
  • Riesgosas: hay que tener mucho cuidado en poner en juego un dinero que se utilizará en un negocio riesgoso y de dudosa productividad. Hay que asesorarse muy bien si la apuesta planteada es muy atractiva y se dice que es mucho el dinero que se ganará a cambio del concedido
  • Lo más importante antes de invertir es diseñar un plan a seguir. Hay que tener muy en claro qué se desea lograr y qué se está dispuesto a entregar. Analizar las ventajas, la productividad, la necesidad de lo que se quiere ofrecer al mercado es prioritario para saber si la inversión tendrá éxito y será gratificada
  • Si no se puede contratar los servicios de un especialista en finanzas, lo mejor es capacitarse. Hay cursos especializados y libros que pueden ayudar a entender cómo funciona el mercado en la actualidad y que permitirán tener una visión más amplia y clara de lo que se debe y no se debe hacer
  • La diversificación también es importante. Es mejor invertir en más de una cosa, asumir riesgos, pero minimizarlos al máximo
Puntaje: