Despido
Despido - Cómo evitar perder el empleo

Consolidar el presente y futuro laboral es posible, para ello hay una gran cantidad de medios a los cuales recurrir (Internet por ejemplo), de los cuales se pueden obtener grandes beneficios si se sabe cómo hacer las cosas. Trabajar en el concepto de marca personal es una ventaja, siendo factible disminuir el riesgo de ser despedido por las causales típicas, reducción de personal, nuevos enfoques o temas financieros globales o específicos.

  1. Ser invaluable para los colegas, contactos profesionales y clientes

    Siempre se irán primero de una compañía quienes no sean necesarios para la consecución de los objetivos propuestos. Quienes consigan especializarse en áreas que sean sensibles para una empresa, serán los últimos en cerrar la lista de reducción de personal, pues es más conveniente mantenerlos cerca que buscarles un reemplazante.

    La entrega de ayuda a familiares, colegas y redes de contacto profesionales forma parte de mantenerse vigente. En el caso específico de los clientes, la misión de cualquier profesional es demostrarle que los servicios prestados son tan indispensables, que se traducen de inmediato en un rápido retorno de la inversión (ROI por sus siglas en inglés).

    Una herramienta interesante para mantenerse en contacto con la red profesional con la que se interactúa es LinkedId, Facebook y Twitter

  2. Posicionarse como el mejor en un área determinada

    Siempre que pensemos en “Personal Branding”, uno de los conceptos que mejor debe explotarse es el dominio de un área determinada, uno que llegue a tal punto que entregue reconocimiento en el resto cuando se piense en dicha especialidad.

    Hay que incentivar a que el resto vea en que se es bueno o especialista, de manera que se vaya incrementando poco a poco el valor personal y así la posibilidad de sobrevivir a la recesión, llegado el caso.

    Una buena forma de posicionarse en el medio es mediante diversas publicaciones que lo demuestren la experiencia o conocimientos que se disponen, generando así un lazo informativo entre los conocimientos y dominio de una determinada materia, y la necesidad del resto de saber o solucionar temas vinculados a eso

  3. Tener confianza en sí mismo

    Lo peor que le puede pasar a cualquier persona es sentir miedo, pues significa que ya perdió la autoconfianza. Una persona que este “temerosa”, se muestra emocionalmente inestable ante el resto y eso merma las posibilidades de conseguir los objetivos personales y profesionales.

    Nunca hay que olvidar que el éxito o fracaso de una persona dependen del estado mental en que se encuentre. Aquellos que confían en sus habilidades, conocimientos, red de contactos y en lo que pueden hacer de cara al futuro, son quienes sobreviven a los embates económicos o de otro tipo en el presente. No hay que esperar las oportunidades, ¡hay que tomarlas!

    Hay que abonar la confianza que tiene el resto sobre las propias habilidades, y también cuidar cualquier tipo de comentario negativo en la red de contactos, atraer una atención equivocada puede jugar en contra muchas veces.

  4. Centrarse en la equidad social y no sólo en la monetaria

    La no disposición de dinero suele condicionar a las personas, pues muchas de ellas se concentran en lo que no tienen más que en lo que pueden conseguir. Fortalecer la equidad social (relaciones y red profesional) forma parte de forjar oportunidades que acercan a la meta de regularizar la situación económica. Nunca hay que olvidar que el dinero no compra un nuevo trabajo, pero la red de trabajo en la que se han creado vínculos sí.

    Los dos conceptos claves en la equidad social pasan por el nivel de publicaciones y aportes que se hacen al resto mediante distintos canales, un blog por ejemplo, y el nivel de participación que se consigue de la audiencia en dichos medios

  5. Crear una lista de contactos antes de necesitarlos

    La posibilidad de ser despedido siempre estará latente, cuando no se es independiente, por ello una red de contactos es muy necesaria si se piensa en el dicho “construye una red de contactos antes de necesitarlos”. No hay que pensar que es un salvavidas ante un despido, sino más bien un cúmulo de oportunidades que siempre estarán ahí de forma recíproca, pues ellos también se benefician del feedback

  6. Hacer del Branding una diversión anunciándose en todos lados

    La marca personal no surge de la nada, sino que depende de si está disponible donde las personas están buscando. Preguntarse si se está disponible la marca personal en los lugares de búsqueda habituales, es precisamente lo que hay que hacer

  7. Convertir la marca personal en una que nadie pueda evitar ver

    Muchas veces la respuesta inconsciente que uno encuentra al ver personalidades en Internet es “están en todas partes”, sin embargo, la verdad es que las personalidades no consiguen oportunidades por ser visibles, sino por la credibilidad, reputación y respaldo que los acredita y reconoce como expertos en una materia, por lo tanto, la visibilidad surge como una consecuencia y no como una “causa”

  8. Destacarse al punto de ser comentado hasta por extraños

    En el proceso de crecimiento en un determinado tema, es probable que muchas personas hayan hablado a sus espaldas y que emitieran comentarios que nunca podría imaginar se hicieron, sin embargo, hoy es posible con el uso de herramientas de seguimiento de la reputación personal o de una marca.

    Posicionarse como un referente o adquirir una reputación que permita emitir opiniones respetables sobre una determinada temática, hace posible que la participación en foros, emisión de comentarios o conversaciones pendientes, sea una oportunidad de complementar la presencia en Internet y con ello, ser más visible aún

  9. Ser un productor de contenido, no un simple consumidor

    La diferencia entre ser un productor o un mero consumidor es sustancial, ya que mientras los consumidores no aportan nada de valor al mundo, los productores en cambio construyen su propio valor a partir de las ideas y conceptos que entregan a la comunidad.

    Escribir en un blog o compartir distintos artículos originales sobre la temática en que se tienen conocimientos avanzados, es parte de crear una reputación. La clave de ser conocido y respetado no está en opinar en todas partes, sino en mostrarse como un apasionado de lo que se hace, de ahí poco a poco comenzaran a hablar de usted, lo que hace y consecuentemente de su marca

  10. Tener una mentalidad positiva

    El poder de tener una mente positiva no es algo que pueda despreciarse o resulte inservible, sino todo lo contrario. Cada uno es CEO de su propia marca y sabe quién es, que es lo que hace y cómo lo hace, pero en este punto resulta muy trascendente lo que el resto responda sobre esas mismas interrogantes

Puntaje: