Negociación Colectiva
Negociación Colectiva

Las negociaciones colectivas sirven para establecer condiciones de empleo, en las que un empleador se comunica igualmente con un grupo de trabajadores en una misma negociación.

El resultado de una negociación colectiva se conoce como “convenio colectivo”, el que es obtenido mediante la intervención de sindicatos u otro tipo de organizaciones laborales, que representan a los empleados en una negociación con el o los empleadores. Son las leyes federales y estatales las que regulan el funcionamiento de las negociaciones colectivas, así como también las agencias administrativas y decisiones judiciales del caso.

La aplicación de la ley o interpretación de algún precepto tiene como prioridad las leyes federales y luego las estatales.

La NLRA o “National Labor Relations Act” es el conjunto de leyes que regulan las negociaciones colectivas, y entregan a los empleados el derecho de unirse a algún sindicato y participar de este tipo de negociaciones. Este conjunto de leyes es definido y complementado por la Junta Nacional de Relaciones Laborales (National Labor Relations Board) y en general, hay que decir que el universo de aplicación de todas estas normativas alcanza a los trabajadores y empleadores del sector privado no agrícola que participan de algún tipo de comercio interestatal.

Ante una negociación colectiva, los trabajadores se ven representados por una organización laboral, dicha selección está establecida por la ley según un procedimiento específico. Los empleados designarán a un representante, y el empleador está obligado por ley a negociar con éste, aunque no obliga a realizar concesiones o a la aceptación de las peticiones realizadas. Hay que recordar que este tipo de negociación se entiende que son de “buena fe”, por lo tanto operan bajo éste código. En estas leyes también se contemplan las tácticas de presión que tienen las partes para hacer que se acepten las peticiones, como por ejemplo huelgas, paros patronales, piquetes, entre otras.

En el caso de los trabajadores agrícolas u otros que no estén cubiertos debidamente por las normativas anteriores, serán las leyes estatales las que entreguen las pautas necesarias para llevar una negociación colectiva en buena lid y a un final conveniente para ambas partes.

Como los convenios colectivos se basan en el presupuesto de la buena fe objetiva y subjetiva de las partes, el arbitraje es la opción escogida para dirimir las posiciones de quienes resultan comprometidos. A diferencia del litigio (contienda jurídica dirimida formalmente según el funcionamiento de los tribunales de justicia), el arbitraje se lleva a cabo con la designación de un juez árbitro que es un tercero imparcial que trata los asuntos en debate. El emplazamiento que haga el juez árbitro a las partes puede ser formal o informal, sin embargo, cualquiera sea la decisión del caso tiene fuerza vinculante para las partes sometidas a él.

Los arbitrajes o juicios arbitrales, se regulan mediante la Ley Federal de Arbitraje (Federal Arbitration Act), la que no puede aplicarse a los contratos laborales, pues no forma parte de su competencia. Hasta el momento son 49 los estados que han aceptado la Ley Uniforme de Arbitraje (Uniform Arbitration Act), como una de tipo estatal, por esta razón puede entenderse que la decisión del juez árbitro se aplica conforme una ley estatal o federal.

Puntaje: