Gastos asociados al trabajo

Es probable que muchos estén ilusionados con el llamado “trabajo ideal”, aquel que era todo lo que se quería o deseaba para la vida, ese que precisamente hace uso de lo que más gusta hacer y parece no tener ningún punto en contra, pero, ¿cuánto cuesta trabajar en eso? Los costos asociados a la labor que se desempeña deben evaluarse también.

La rentabilidad de un trabajo no se mide sólo por las horas que deben destinarse para hacer bien las cosas, sino también por aquellos costos inevitables a los que se vincula, transporte, vestimenta, alimentación, cuidado de los niños, ayuda en el hogar, llamadas, entre otros.

Los trabajos ideales existen, pero hay que mirar bien los puntos a favor y en contra que estos tengan pues ese “ideal” del que tanto se habla también incluye factores que determinan cuando son convenientes o deben dejarse pasar por otra oportunidad. Comúnmente se tiende a valorar un empleo en función de la remuneración que se ofrece por él, ya que mientras alcance para pagar el alquiler o la hipoteca, créditos, estudios y otros del mismo estilo, parece que todo marcha bien, pero, ¿qué pasa con los costos de movilización, alimentación, guardería y otros?

Costos asociados al trabajo que deben analizarse

Los grandes pagos que se hacen una sola vez en el mes son los que intentan cubrirse con un sueldo decente, pero, ¿qué pasa con los pequeños que se hacen a diario? Si no se cuentan esos pequeños gastos, entonces el trabajo ofrece una remuneración que no se sabe si efectivamente alcanza para vivir como se debe.

Los seis gastos que tienen que verificarse antes de aceptar cualquier empleo, sea o no ideal, son los siguientes:

1

Vestimenta

La ropa es uno de los bienes que más debe evaluarse en el último tiempo, pues la imagen lo es todo, muchas veces, y representa una condición irrenunciable para cualquier trabajo en que deba realizarse la labor de forma presencial.

Cuando se trabaja en una empresa, una linda camisa o un atuendo adecuado para cada día (diferente), es observado por compañeros y superiores, por lo tanto, no se puede menospreciar el gasto mensual que debe hacerse para cambiar esa corbata o quizá esos zapatos de tacón que ya no lucen tan bien como hace unos meses. Por otra parte, la ropa se va deteriorando y, aunque las personas tiendan a enamorarse de ciertas prendas por lo bien que le sientan, el costo de la lavandería es considerable y los cuidados para prendas delicadas también suman “extras” en accesorios de limpieza especiales. ¿Se ha visto cuánto se gasta en ropa mensualmente?

2

Transporte

Desplazarse hasta el trabajo todos los días no es algo que deba dejarse de evaluar, ya sea que se use el transporte público o un medio propio (un auto o moto, por ejemplo), el combustible utilizado suma una cifra importante a final de mes que resta una cuota considerable del sueldo recibido.

En estos casos lo que se pondera es si económicamente compensa llegar al trabajo utilizando el transporte público o es preferible usar el transporte propio, algo que una vez más se equilibra entre tiempo y dinero utilizado. Si se prefiere el propio auto, por ejemplo, la gasolina es el costo diario de llegar al trabajo y volver a casa, pero, ¿qué pasa con el mantenimiento? ¿Cuántas millas recorres en un mes? ¿Se respetan los mantenimientos conforme las millas recorridas?

3

Comida

Comer mientras se está en la jornada de trabajo es uno de los costos más altos de no poder llevar el propio almuerzo, por ejemplo, o no poder comer en el comedor de la empresa cuando ésta no dispone de uno. De los muchos costos que pueden ser “prescindibles”, este es uno de aquellos que no puede dejarse a un lado pues hay que comer de una u otra forma. ¿Ya se ha analizado cuánto se gasta sólo en almuerzo semanal y mensualmente?

4

Guarderías

Trabajar cuando se tiene hijos es un complicado si no se dispone de una pareja que apoye con su cuidado mientras se está ausente en el hogar o no hay familia cerca que pueda hacerse cargo de ellos en una edad temprana. ¿Qué se hace ahí? Las guarderías son una invención muy importante para muchas personas que trabajan actualmente, pero también representan un costo mensual considerable y que marca el nivel de rentabilidad de trabajar por un sueldo determinado, aunque sea el trabajo ideal.

5

Hogar

Trabajar todo el día en el empleo ideal puede ser reconfortante, inclusive se puede terminar la jornada con mucha alegría y ánimo porque se hizo lo mejor que se pudo y los resultados fueron excelentes, sin embargo, ¿qué pasa cuando se llega a casa y todo quedo desordenado? Despertar en la mañana, incluso para el trabajo perfecto, puede ser un caos y no se tiende una persona a fijar en si dejo o no ordenado todo, lo que sí se hace al llegar al final del día.

Contar con una asesora del hogar es crucial para quienes tienen familia y no están presentes en todo el día, pues la única hora en que se reúnen es para comer en la cena. La asesora de casa es un costo más que hay que sumar cuando no se está dispuesto a limpiar y ordenar diariamente el desorden generado.

6

Telefonía celular

Algunas empresas entregan a sus trabajadores telefonía celular ilimitada, como es el caso de los vendedores, otras por el contrario, cobran una cuota simbólica y entregan equipo y plan para que se puedan comunicar con soltura, pero, ¿qué pasa cuando no está incluido en el trabajo ideal?

Siempre se va a llamar por móvil, ya sea a los familiares, amigos, colegas o clientes, por lo que se tiene que evaluar este costo de llamadas para ver si vale la pena o no trabajar en esta empresa ideal que ofrece una vacante perfecta. Las citas con clientes y las llamadas para coordinar reuniones, hacer consultas o resolver dudas deberían estar cubiertas, ¿y si no lo están? Son muchos los dólares que se van en planes de telefonía móvil, así es que es otro de los aspectos que deben verificarse antes de decir “sí, acepto este trabajo”.

Puntaje: