Carrera exitosa
Carrera exitosa

Tratar de alcanzar el éxito laboral implica sacrificios y muchos errores mientras se intentan alcanzar objetivos. Por esta razón es muy importante seguir algunos consejos que hagan sencillo lo que muchos incluso creen es imposible. Gestionar la propia carrera laboral requiere de responsabilidad y constancia, sólo así se puede desarrollar un nivel alto dentro de la gran competencia con la que se tiene que lidiar por un puesto.

Cinco formas de alcanzar el éxito laboral

  1. Saber hacer contactos profesionales

    La obtención de contactos profesionales es crucial para cualquier persona que aspire al éxito. En este sentido, el concepto de “relaciones estratégicas” es fundamental según Paul Anderson, asesor de carreras en el estado de Washington. Con esta estrategia se evita resumir la capacitación profesional de la que se dispone para conseguir un empleo.

    Una relación no se puede hacer en segundos y las ventajas de tenerla comienzan con la confianza y una buena llegada.

    Conseguir contactos no es difícil, están las redes sociales, los amigos de los amigos y distintos conectores que sirven para este cometido. Asistir a conferencias es una buena alternativa, pues conociendo quienes son los asistentes, se pueden concertar reuniones casuales en el mismo lugar que pueden resultar muy provechosas

  2. No hay que olvidarse de los detalles

    Hay que tener cuidado con los descuidos, un error a veces puede costar muy caro y es preciso cuidar cada detalle. La vestimenta, la forma de hablar y la manera en que alguien se desenvuelve en sociedad pesa cuando está buscando consolidar una carrera o nuevas oportunidades.

    Un estilo “diferente” a nivel de presentación personal puede ser original y marcar la diferencia, pero es posible también que represente una impresión negativa en el resto y por ello hay que tener mucho cuidado con las opciones que se toman. En lo que respecta a las cartas o tarjetas de presentación, hay que tener cuidado también para no reproducir errores que proyecten una mala impresión

  3. Cuidados en el currículo y las tarjetas de presentación

    Lo peor que puede pasar con un currículo es que hable del “pasado” de una persona y no de los beneficios que entregará la experiencia a una determinada empresa. Gracias al aporte de Rick Gillis, autor de libros sobre la búsqueda de trabajo, surgió el concepto de “precurrículo” que es mucho más conveniente en algunos casos.

    Un precurrículo es interesante cuando se ofrece al resto información sobre logros profesionales y se usan palabras claves que puedan asociarse con capacidades profesionales personales.

    Habitualmente un currículo debe utilizarse para enfocarse en ejemplos de trabajos, testimonios y todos los datos que permitan hacer saber a otros los datos claves sobre lo que se es capaz de hacer.

    El uso de las tarjetas personales es muy importante, y una buena estrategia para maximizar sus beneficios está en poner el principal título académico que se haya obtenido debajo del nombre, para que así los demás lo asocien inmediatamente con ello. Poner la dirección personal puede provocar un efecto negativo en algunos casos, y por ello se aconseja omitirla para que así el interesado piense se está abierto a traslados.

    En el reverso se puede incluir alguna empresa para la que se haya trabajado

  4. Devolver el favor

    Ayudar a los otros a impulsar la carrera profesional, no debe ser una acción inspirada en la obtención de otro favor. Una de las firmas de planificación laboral más importantes en Boston, New Directions, asegura que el trabajo voluntario puede rendir más frutos de los que se esperan.

    Un ejemplo de esto es el banquero Mike Lenihan, quien estando desempleado se dedicó a ayudar como voluntario para asesorar a los asistentes administrativos desempleados, momento en el que conoció a un ejecutivo de U.S. Bancorp, quien quedó impactado con la acción de Lenihan y no dudó en emplearlo

  5. Saber reinventarse, el secreto de un buen profesional

    Hacer el recuento de los sueños, valores y destrezas que se poseen. En la autoevaluación se puede encontrar un nuevo rumbo, ver nuevas alternativas y hasta cambiar de profesión.

    Hay veces en que se está en un buen empleo, se disponen de buenas condiciones laborales, pero aún así no se está contento o conforme, caso en el cual hay que preguntarse: ¿Realmente esto es lo que quiero hacer? De la respuesta a este interrogante, comienza una nueva etapa de reformulación y de potencial éxito cuando se hacen las cosas bien

Puntaje: