Como ser su propio jefe

Aun cuando la seguridad corporativa aporta múltiples beneficios a quienes dedican su vida profesional a una empresa, en otros parece persistir el deseo de ser independientes, de desarrollar una actividad que les permita obtener ingresos de manera autónoma, sin horarios preestablecidos ni jefes, aun cuando se requieran mayores esfuerzos. Esta tendencia indica claramente que valores como la libertad personal, pueden ser más importantes para algunas personas que la estabilidad económica.

La conocida escritora Kerry Hannon, en su libro “¿Qué sigue? Siga su pasión y encontrará su trabajo ideal”, plantea que el deseo de controlar el propio destino, es un impulso interno difícil de explicar, pero muy real. En su trabajo de investigación, Hannon consultó muchas fuentes, y una de ellas fue el blog de negocios de Jeff Bussgang, docente del Harvard Bussines School y autor del libro “¿Debería convertirme en empresario? Compruébelo usted mismo”.

En esta publicación el autor sostiene que el espíritu empresarial no es solo cuestión de negocios, sino un viaje guiado por la pasión y la satisfacción personal, que va más allá del análisis puramente financiero. Este enfoque sedujo a la escritora, que a partir de allí, ofrece cinco recomendaciones para asumir la independencia financiera y laboral.

1. Nunca es demasiado tarde para comenzar un negocio propio

Según los informes de la Fundación Kauffman, la edad media de los fundadores de empresas es de 39 años, y el 69% tiene 35 años o más. Otro estudio adelantado por la Universidad de Washington reveló que 86.000 profesores de ciencias e ingeniería, aseguraron que la edad no ha sido impedimento para convertirse en empresarios.

2. Hay que sentirse cómodo con el arte de vender

Venderse a sí mismo es la clave para emprender un negocio independiente, sea cual sea la naturaleza del mismo, pues es un arma necesaria para ganar la batalla de dar a conocer su actividad, su capacidad profesional, y para estabilizar la actividad durante los primeros meses.

3. Prepararse como un novato

Comenzar para algunos equivale a que el piso se mueva, ser un principiante es más difícil de lo que se piensa, la persona se siente desconcertada y pierde la confianza. Sin embargo, para tener éxito en un paso como este, es necesario abrirse a los cambios de la vida, partir de cero y estar dispuestos a aprender.

4. Aceptar la condición de aprendiz

Cuando se ha recorrido un largo camino, las personas se han ganado el respeto y la consideración de sus conocidos, tienen un nombre, cierto prestigio, se goza de la estima profesional. Pero cuando se incursiona en territorio desconocido, hay que comenzar desde abajo, a construir una nueva imagen profesional. La ayuda de un socio o amigo puede ser un gran apoyo en esta etapa de transición, que no debe ser ignorada.

5. Cometer errores con gracia

Es más fácil decirlo que hacerlo. Mientras más éxito se ha tenido en la vida profesional, es más difícil aceptar la crítica y asumir la responsabilidad de los errores cometidos. El ego no tiene la misma agilidad de antes. A los veinte años los seres humanos están mejor equipados para manejar los pasos en falso, simplemente se encojen de hombros y siguen adelante. De tal forma que lo mejor es aprender de los propios errores. Hacer las cosas mal es solo otro paso en el camino de hacerlas bien.

En conclusión

Quizás la independencia financiera y laboral no sea para todos. Muchas personas con sobradas virtudes y talentos, prefieren la seguridad de un empleo, bien por miedo al fracaso o simplemente por comodidad, y esta forma de vida también es válida y puede ser fuente de muchas satisfacciones y logros personales. Sin embargo, siempre habrá quienes aspiren a cosas mucho más grandes y complejas que el salario mensual, quienes sueñen con ser millonarios y particularmente exitosos. Hoy por hoy, lograrlo esta cada vez más al alcance de todos.

Puntaje: