La mejor forma de promocionarse en el trabajo

El deseo de superación es la energía que impulsa a las personas a mejorar cada día y las conduce a asumir retos que exigen el desarrollo pleno de destrezas y habilidades, con el propósito de escalar las más altas posiciones en el medio profesional. Enfocándose en esa dirección, los interesados deben poner en práctica algunas estrategias sencillas pero efectivas, que comienzan con una actitud positiva y metas claras, que guíen las acciones a emprender.

Definir lo que se quiere alcanzar

Este es el primer paso del cual deriva el plan de acción. ¿Está satisfecho con su lugar de trabajo?, ¿comparte la visión de la empresa?, ¿se identifica con su misión y objetivos?, ¿o siente que ha llegado el momento de buscar otro empleo o actividad que le brinde nuevas oportunidades de ascender en su carrera?

Dependiendo de la respuesta a este sencillo planteamiento, la persona puede centrarse en alcanzar pequeños objetivos cada día, hasta llegar a la meta trazada.

Las herramientas imprescindibles

La necesidad de superación personal es el indicador de que cuenta con la mejor de las herramientas posibles: usted es emprendedor. Luego debe poseer un alto grado de confianza en sí mismo y habilidades para comunicarse de manera efectiva.

Es útil hacer un inventario de las cualidades personales y las habilidades profesionales, por una parte, y por la otra, una revisión sincera de los defectos y limitaciones que pueden interferir en el logro de los objetivos, con el propósito de controlarlos o eliminarlos en la medida de lo posible.

Manos a la obra

Venderse uno mismo es todo un arte que requiere un punto de equilibrio, pues si se exagera con las estrategias, la persona puede caer en el terreno de la fanfarronería y si no hace lo suficiente, su valía pasará desapercibida.

Inteligencia y sutileza son las claves para autopromocionarse de forma natural, sin causar el rechazo del entorno en medio de las conversaciones entre compañeros de igual jerarquía. En primer lugar, puede apoyarlos planteando soluciones a los problemas cotidianos y aportando información que pueda ser de utilidad para todo el equipo. Estas son acciones que con toda seguridad, llegarán a los niveles que le interesan.

Consejos para ascender eficazmente

Luego surge una serie de puntos que deberán tenerse presentes, hasta hacerlos hábitos de comportamiento profesional:

a. Incluya a todo el personal en sus acciones de autopromoción

Pensar que solo debe congeniar con los jefes, dejando de lado a los compañeros y subordinados, es otro error que suelen cometer las personas que pretenden escalar posiciones en el trabajo. Un buen gerente o quien aspire a serlo, trata con igual cortesía a todas las personas con las que se relaciona, se interesa por ellas y mantiene un punto de conexión que le garantice la cooperación futura y contribuya a consolidar una imagen de persona merecedora de ascensos y reconocimientos.

b. Jamás se apropie de créditos ajenos

Nada más perjudicial para quien aspire a ascender en su trabajo, que robar ideas o acciones de otros. La información se propagará al instante y la persona quedará como el enemigo a vencer, revelando, además, falta de ética.

c. No sea modesto

Cuando se reciben halagos por el buen desempeño, las personas inseguras tienden a restarle importancia y a sentirse incómodas, reaccionando con frases como “no fue nada”, o “cualquiera puede hacerlo”. La actitud correcta es agradecer el gesto y expresar satisfacción por el aporte hecho.

d. Aproveche los medios digitales para acortar distancias

Si su trabajo se realiza fuera de las instalaciones de la empresa, o tiene pocas oportunidades de interactuar con los planos superiores, acuda al correo electrónico con información oportuna, consultas, propuestas y saludos en fechas importantes, dosificando los envíos para no causar un efecto contrario al esperado, pero manteniendo presencia y accesibilidad online.

e. Promocione a sus compañeros

Reconocer el trabajo de otros, dar la bienvenida al personal nuevo, y hacerle saber al equipo que se está satisfecho con los logros colectivos, es una buena estrategia para ser tomado en cuenta, pues demuestra seguridad en su propio valor, integridad profesional y dominio de las relaciones interpersonales, cualidades que no pasan desapercibidas a la hora de evaluar al personal.

f. Compartir los conocimientos

Enseñar a otros, tomarse el trabajo de elaborar un pequeño manual que facilite las labores del departamento, ofrecerse a dar talleres o seminarios en el lugar de trabajo, pueden conducirlo mucho más rápido a niveles jerárquicos superiores.

g. Llegue temprano siempre

No importa que la persona se quede hasta altas horas trabajando, lo más probable es que nadie se entere, o por lo menos, nadie que le interese, y aun cuando así fuera, su presencia en el trabajo después de concluida la jornada laboral, jamás tendrá el mismo impacto que el que causa llegar temprano y encontrarlo allí, fresco y dinámico, compartiendo un café, y poniéndose en sintonía con las labores pendientes. Este suele ser el mejor momento del día para comunicarse con los superiores y trasmitirles el mensaje de que usted “esta allí”.

Sea constante y manténgase optimista y dispuesto a conseguir el reconocimiento de sus superiores, basándose en sus méritos profesionales y en sus cualidades personales. Con la ética como norte, seguramente pronto verá los resultados.

Puntaje: