Las monedas de America Latina se fortalecen

El último viernes 7 de junio, funcionarios de alto rango de los gobiernos de Estados Unidos y México, finalizaron tres días de arduas negociaciones con un acuerdo sobre flujos migratorios hacia Estados Unidos, gracias al cual Washington canceló la imposición de gravámenes de 5% a los envíos mexicanos que estaban a punto de regir en estos días.

Gracias a este acuerdo, algunas de las grandes monedas de Latinoamérica podrían tener una semana de avances frente al dólar, con el peso mexicano en primera línea.

Peso mexicano

Como muestra, el domingo 9 de junio, el peso mexicano llegó a escalar cerca de un 2% en las operaciones en el exterior luego del acuerdo alcanzado. La moneda mexicana se había depreciado un 2.5% hasta la semana pasada luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara el comercio.

Como si ello no fuera suficiente, el peso mexicano también fue presionado la semana anterior al acuerdo por una rebaja de panorama de estable a negativo por parte de Moodys, la calificadora estadounidense de deudas.

El que no se llegara a aplicar los aranceles ha sido un verdadero salvavidas para la moneda mexicana a la que los analistas ya veían cotizando hacia 20,6 pesos por dólar de haberse concretado los aranceles.

Peso chileno

Para Chile, en cambio, el, panorama no ha pintado tan bien luego de que el Banco Central sorprendiera con un fuerte recorte en las tasas de interés el último viernes 7 de junio. Además de eso, el organismo realizó una inédita reducción de su estimación de crecimiento del PIB del país junto a la decisión de política monetaria.

El Banco Central decidió reducir la tasa de interés en 50 puntos base a un 2,5%, cuando la mayoría de los agentes aguardaban que el costo se mantuviera. Ello ocasionó que recién a partir del lunes 10 de junio los operadores comenzaran a ajustar sus posiciones con la nueva visión del Banco Central sobre la economía local.

La reducción del tipo, la primera del año entre las economías abiertas más grandes de la región, es una señal que se suma a otras medidas expansivas en mercados emergentes por los riesgos bajistas para la actividad mundial e indicios de que habrá un mayor relajamiento monetario en economías desarrolladas.

Este viernes 7 de junio, el peso chileno cerró estable en 691,80 unidades por dólar la compra y 692,10 unidades la venta. Durante 2019, el peso acumula un avance del 0,27% frente a la moneda estadounidense.

Real

En Brasil, mientras tanto, el último viernes el real acumuló su tercera semana de avances contra el dólar aprovechando la debilidad de la divisa norteamericana en los mercados internacionales y la percepción favorable de los inversores sobre los avances de las reformas propuestas por el gobierno brasileño.

Tras registrar el 20 de mayo pasado su mínimo en ocho meses contra el dólar, el real comenzó una tendencia alcista en la que ya acumula un avance de 5,5%.

Peso argentino

Por su parte, el peso argentino se moverá en un aproximado a las 45 unidades por dólar, debido al control de liquidez que ejerce el Banco Central mediante la licitación diaria de letras.

Los operadores argentinos coinciden en que estos días de estabilidad se deben, sobre todo, a la firme autoridad monetaria y la debilidad del dólar en los mercados internacionales, pero preocupa a los inversores las dudas políticas en Argentina por las elecciones presidenciales de octubre y la guerra comercial entre Estados Unidos Y China.