OECD
zervosc.wordpress.com

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha sacado a luz su nuevo informe sobre la lucha contra la pobreza y el desarrollo de la economía a nivel mundial. En este informe se analiza la evolución de diferentes zonas del mundo desde que la crisis tocó su techo a mediados del 2009.

Según el organismo, la situación de la pobreza en Latinoamérica había mejorado considerablemente durante la última década. Sin embargo, durante los próximos dos años el crecimiento de la región será en conjunto mínimo, con lo que la emergente potencialidad de acabar con focos de miseria podría verse truncada, debido a que las mejoras realizadas durante los últimos cinco años se verán ahora reducidas e incluso quedarán en nada por los golpes que ha dado la crisis financiera.

En total, se contabiliza un aumento de pobreza que ronda el 10 por ciento para los próximos años, e incluso el descenso de calidad de vida de unas 40 millones de personas en la región.

La OCDE asegura que lo mejor vendrá a partir de inicios del 2010, pese a que la mayoría de países de la región mantienen una inversión limitada todavía. Además de los problemas de inversión también es necesario que los gobiernos hagan frente a la productividad, que se ha visto muy golpeada durante los últimos dos años. El informe señala también que durante los últimos años numerosas familias habían conseguido vivir bien gracias a las remesas que llegaban desde el exterior, pero que tras las políticas en Europa y Estados Unidos endureciendo las condiciones para residir y trabajar allí muchos se han visto obligados a retornar a sus países de origen, quedándose entonces sin los ingresos que habían obtenido antes. Todos estos flujos migratorios habrían tenido su mayor intensidad en la época en que dio comienzo la crisis y sobre todo cuando llegó a su nivel de mayor crudeza en la primera mitad del 2009.

Uno de los mayores peligros con los que se enfrentarían ahora los países latinoamericanos sería que sus gobiernos apostaran por la vuelta a la senda del crecimiento dejando de lado el desarrollo sostenible, y haciendo así que, durante los próximos años se incrementen las diferencias sociales.

La OCDE expresa también que los informes llegados desde América del Sur demuestran que los nuevos gobiernos han sabido hacer frente de forma correcta a la crisis, e incluso han conseguido salir de ella con índices de crecimiento muy positivos antes que los llamados "paises desarrollados", de los cuales muchos todavía siguen arrastrando déficits inquietantes en los presupuestos.

El organismo señala que durante los próximos años, los gobiernos latinoamericanos deben seguir apostando por las mismas vías de legislación que los han vuelto potencias emergentes a tener en cuenta. Entre los modelos más eficaces en la gestión económica se destacan, sobre todo, Brasil y Chile.

El informe señala también algo que pasa desaparecibido para muchos, y es que las economías de los países latinoamericanos suelen ser por norma general más abiertas que incluso la de algunos países europeos. Para la OCDE esto es una prueba de que la apuesta por el mercado abierto redunda en beneficios para sortear con mejores condiciones las crisis sistemáticas.

Se indican también, los países que mejor han sabido hacer frente a los problemas coyunturales de la crisis y que saldrán más fortalecidos de ella. Estos países son Brasil en primer lugar con casi un 5 por ciento de crecimiento, Perú, Chile y México.

Puntaje: