Financiamiento para Pymes, lo que hay que saber

Quienes son dueños de pequeñas o medianas empresas saben lo que es vivir una crisis económica, enfrentarse a grandes empresas y tratar de sobrevivir frente a la adversidad que presenta el mercado, muchas veces, sin el control debido ni la protección necesaria. De esta manera es lógico que después de una debacle económica se necesite de un crédito para solventar problemas financieros, pero, ¿cómo se puede solicitar uno con efectividad?

Para que la solicitud de crédito, siendo una Pyme, no termine en una pérdida de tiempo, es preciso que se sigan algunos consejos.

La planificación es muy importante, y parte de lo que se deberá determinar antes de acudir a una entidad financiera es cuánto dinero se necesita según las necesidades que haya que cubrir, de qué forma puede solventarse ese préstamo y a qué plazo podrá devolverse el dinero a la entidad crediticia.

Otro de los puntos sobre los que se debe reflexionar es el de ver qué tipo de crédito es el que se necesita, si es una línea de crédito más grande, préstamo a cuota fija, plazo fijo o alguna otra modalidad, tarjetas de crédito, etc. Dependiendo del tipo de crédito se puede evaluar a qué entidad conviene visitar para solicitar dicho servicio, sea ésta una agencia de microfinanzas, banco, fondo de capital, etc.

Hay que entender que la etapa en que se encuentre la empresa, es crucial para ver la viabilidad del crédito, por lo mismo, conviene evaluar dónde estamos antes de pedir un “imposible” y obtener una negativa.

Se pueden identificar cuatro etapas de desarrollo dentro de las pequeñas empresas, éstas son:

  1. Primera etapa: empresas nuevas, cuando recién empiezan o llevan muy poco tiempo
  2. Segunda Etapa: no hay muchos ingresos aún, pero se tiene un plan de negocios claro y catálogo de productos
  3. Tercera Etapa: los planes de negocio están en plena ejecución y la empresa crece poco a poco
  4. Cuarta Etapa: el registro de los ingresos es un hecho, por ende se lleva un tiempo en plena ejecución del plan de negocios.

Opciones financieras para las empresas en las etapas 1 y 2

Quienes tengan emprendimientos en etapas tempranas, como son la etapa 1 y 2, que ya hemos identificado anteriormente, tendrán mejores oportunidades de pedir ayuda financiera en agencias de microcrédito, disminuyendo el riesgo de una negativa y evitando perder el tiempo en otras entidades crediticias. En las agencias de microfinanzas no sólo se considera la solvencia de la Pyme, sino también el carácter del solicitante de la ayuda.

Opciones financieras para las empresas en las etapas 3 y 4

El historial de crédito ya no es un problema o al menos no debería serlo en este punto. Por esta razón optar por un crédito bancario a través de un préstamo convencional no tendría que reportar problemas ni negativas.

Como se aconseja habitualmente, hay que acudir en primera instancia al banco con el que primero se haya conversado, con aquel que exista conocimiento de causa y esté informado de lo que se ha hecho y conseguido a lo largo del tiempo. Cuando no se tiene experiencia en trámites bancarios, siempre se puede acudir a un contador o abogado para que lo represente ante una institución financiera y haga los trámites pertinentes.

Aún cuando se posea un buen historial de crédito o uno exento de problemas, no se debe descuidar el hecho de que estamos pasando una crisis, por lo que las negativas están a la orden del día, para estos casos aunque se tenga una Pyme en las etapas 3 ó 4, se puede recurrir con seguridad a una agencia de microfinanzas.

Puntaje: